Feique aduce que ge­nera 197.000 em­pleos di­rectos y 670.000 con in­di­rectos e in­du­cidos

La industria química reclama un marco de tarifas eléctricas equiparable al europeo

El sector ha ela­bo­rado un do­cu­mento de 37 pro­puestas donde reivin­dica re­duc­ciones de im­puestos ex­ce­sivos

Política industrial
Industria química.

La in­dus­tria quí­mica ha plas­mado sus reivin­di­ca­ciones de cara al fu­turo Gobierno que saldrá de las elec­ciones del 28 de abril. Su prin­cipal ob­je­tivo es lo­grar una Ley Eléctrica que tenga en cuenta todas sus in­quie­tu­des. Por eso, reivin­dican un marco re­gu­la­torio es­table que asuma los pro­blemas de in­te­rrum­pi­bi­lidad en el ne­gocio elec­tro­in­te­sivo y un sis­tema de go­ber­nanza que per­mita la coor­di­na­ción com­pleta dentro del Ejecutivo en el ám­bito in­dus­trial.

La patronal Feique ha elaborado un documento con 37 medidas dirigidas, fundamentalmente, a establecer una serie de propuestas de actuación en todos los ámbitos de competencia del sector, con el objetivo no solo de favorecer a la industria química, sino atraer también el mayor volumen posible de inversiones productivas de capital intensivo hacia nuestro país.

Considerado como el segundo sector más potente de España -después de la automoción-, la industria química considera prioritario establecer un sistema de “compensaciones efectivas del coste eléctrico para las empresas que más energía consumen”. Todo ello, enfocado y dirigido a conseguir un sistema de tarifas competitivo con los principales países de la Unión Europea.

En opinión del presidente de la Federación Empresarial de la Industria Química, Carles Navarro, “existen múltiples medidas que podrían adoptarse para mitigar y compensar el diferencial competitivo que genera el precio de la energía eléctrica en España”.

Un sector estratégico para la economía

Navarro destacó como fundamental, desarrollar lo antes posible el artículo tercero del Real Decreto 20/2018 que “permita regular de manera adecuada y efectiva las redes cerradas de distribución de energía eléctrica”, tal y como ocurre en los países de nuestro entorno competitivo industrial. “Las redes cerradas incrementarán la competitividad de la industria y la generación de inversiones de carácter productivo”, ha señalado en la presentación del ejercicio 2018.

Navarro ha aplaudido la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética pero ha insistido en que la industria química es un sector estratégico para la economía y el empleo del país, por lo que considera que “merece toda la atención por parte del Gobierno”. La industria química alcanzó una cifra de negocios de 65.647 millones de euros en 2018, lo que supone un crecimiento del 4% respecto a 2017.

La actividad de este sector aporta de manera directa, indirecta e inducida el 5,8% del Producto Interior Bruto (PIB) y representa el 3,5% de la población activa ocupada. Uno de los principales activos es su capacidad para generar empleo. En volumen, en 2018 creció un 1,7% hasta los 196.800 empleos directos, que alcanzaron los 670.000 si se contabiliza el empleo indirecto e inducido. El salario medio es de 38.336 euros al año, de alta cualificación

Por su parte, el director general de Feique, Antonio Labat, valoró positivamente que el Ejecutivo de Pedro Sánchez haya recuperado el Ministerio de Industria, ya que, durante la última etapa de Mariano Rajoy, se había convertido en Secretaría de Estado de Industria.

Eliminar el impuesto del 7% a la generación

Asimismo, reclamó la eliminación de forma definitiva del impuesto del 7% a la generación de electricidad y cambiar también el sistema de peajes, de forma que pase del 14% actual que rige para las empresas consumidoras electrointensivas al 3%, como sucede en algunos países de la Unión Europea.

Labat reclamó, por otro lado, el desarrollo de los contratos de compraventa a largo plazo (conocidos como PPA por sus siglas en inglés), que permita garantizar las inversiones. “Queremos que haya una garantía de Estado para cubrir esa inversión en los proyectos”, señaló, recordando, a la vez, que los PPA permiten unos precios 15 euros por MWH por debajo de los de mercado.

Tanto el presidente de Feique, como el director general, coincidieron en afirmar que sería un error que el futuro Gobierno cambiase la estructura de la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética. “El tema energético nos preocupa mucho, ya que, dependiendo de cómo se estructure, nos afectará seriamente o nos beneficiará”, dijo Carles Navarro.

En este sentido, ha subrayado que “el crecimiento del sector químico no depende exclusivamente del posicionamiento estratégico de las empresas, sino también -y en algunas áreas de forma decisiva-, de las decisiones de los diferentes poderes públicos para configurar unas condiciones de competitividad atractivas para la industria en general y para el sector químico en particular”.

Artículos relacionados