MERCADOS FINANCIEROS

La es­pe­cu­la­ción frente al euro da alas a mu­chas com­pañías con pre­sencia in­ter­na­cional

El aluvión de los bajistas contra el euro refuerza a las grandes exportadoras españolas

Repsol, Inditex, Amadeus o Técnicas Reunidas, entre las más be­ne­fi­ciadas

Repsol
Repsol

La com­pe­ti­ti­vidad se suele ganar por la de­pre­cia­ción de las di­visas para mu­chas com­pañías de­pen­dientes de la ex­por­ta­ción. Eso es lo que ha su­ce­dido en las úl­timas jor­na­das, des­pués del ataque de los in­ver­sores ba­jis­tas. En este en­torno, mu­chas em­presas es­pañolas pueden sacar pecho por su vo­lumen ex­por­ta­dor. Además, tam­bién le fa­vo­recen las po­lí­ticas aco­mo­da­ti­cias lle­vadas a cabo por parte del Banco Central Europeo. Los ex­pertos piensan que este es­quema se pro­lon­gará en los pró­ximos me­ses.

Las posiciones cortas de la divisa europea están causando estragos a muchas áreas económicas, pero está beneficiando a muchas empresas que dependen de exportar. El euro se encuentra al borde de sus mínimos anuales frente al dólar y los hedge funds han aprovechado para aumentar su presión y así agudizar las caídas.

Desde que la moneda común perdiera los 1,12 dólares, las posiciones bajistas contra el euro alcanzaron sus máximos desde finales del año 2016. Tal y como se observa en los números de la US Commodity Futures Trading Commission, en la semana que finalizó el 2 de abril los inversores contra tendencia aumentaron en otros 2.600 millones de dólares sus posiciones cortas en el euro, hasta llegar a los 13.900 millones de dólares. Cifras que no se veían desde hacía tres años.

Este aumento de los bajistas coincide precisamente con la incertidumbre cada vez más fuerte con respecto a la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Las dudas sobre cómo se puede producir el Brexit definitivo ha aumentado en las últimas jornadas, con algunas votaciones importantes, que no ha terminado por despejar el esquema que más miedo provoca a los inversores.

Se trata de una incertidumbre que ha acrecentado la desaceleración de la economía de la Eurozona, que principalmente repercute en Alemania, que es el motor económico del viejo continente. La unión entre estos dos factores hace que la subida de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo se postponga, al menos, hasta inicios del año 2020. De ahí a que muchas empresas se hayan visto beneficiadas.

Fuentes del mercado consultadas explican que este panorama genera un efecto positivo “para las compañías exportadoras” por un doble motivo. Por un lado, porque las políticas menos restrictivas por parte de los bancos centrales “alivia los balances de las principales cotizadas”. Segundo, la debilidad del euro, precisamente, “hace que las empresas diversificadas puedan ser más competitivas”. Sobre todo, las que tienen una mayor exposición a Estados Unidos.

Las que sacan un mayor partido

En este sentido, la que principalmente puede sacar una mayor ventaja de esta situación es Repsol. Y es que la petrolera española realiza ventas en el exterior por valor de 11.029 millones de euros, tal y como se observa en un informe elaborado por parte de Esade y HSBC. Sus ingresos del exterior se pueden multiplicar.

El caso de Inditex es similar. Si bien le puede impactar negativamente la resolución del Brexit, los 10.398 euros que factura en el exterior, muestra lo importante que es para sus intereses el gozar de una divisa abaratada, como es el caso del euro en estos instantes. Además, la competencia directa aprieta y esto le supondría un balón de oxígeno.

Asimismo, Amadeus es otra compañía a la que le sienta especialmente bien este panorama. La firma genera 3.774 millones de euros lejos de la frontera española. Recientemente, cerraba un acuerdo para la compra de la australiana ICM Airport Techics. Por tanto, puede sacar tajada, aún más, de un escenario como el que tenemos.

El caso de Técnicas Renidas es bastante similar. La multinacional española especializada en ingeniería y construcción de infraestructuras para el sector del petróleo y del gas genera 3.568 millones de euros fuera de España y una divisa depreciada puede ser un catalizador positivo para generar un volumen mayor. La compañía sigue expandiéndose gracias a un nuevo contrato con ExxonMobil por 1.338 millones de euros, aproximadamente.

Artículos relacionados