El in­terés por el grupo se dis­para tras los re­cientes co­men­ta­rios de José Oliu

Sabadell, la entidad más deseada para fusiones entre las grandes

Su co­ti­za­ción se en­ca­mina hacia el euro por ac­ción per­dido tras el cas­tigo bur­sátil

Josep Oliu.
Josep Oliu.

Banco Sabadell se ha en­ca­jado el traje blanco y ra­diante de novia ante una po­ten­cial boda ban­caria entre los bancos del Ibex 35, ajenos apa­ren­te­mente hasta ahora de las pe­ti­ciones de los su­per­vi­sores para aco­meter nuevas fu­siones en el sector es­pañol. El propio pre­si­dente José Oliu, tal vez tenga cierta res­pon­sa­bi­lidad des­pués de re­co­nocer po­ten­ciales fu­sio­nes, sobre todo con Bankia, justo en vís­peras de la junta de ac­cio­nistas ce­le­brada a fi­nales de marzo. Desde en­ton­ces, la ac­ción se en­ca­mina a re­cu­perar el valor de un euro.

2018 no fue el mejor ejercicio para el Sabadell por el millonario impacto que tuvo en sus cuentas la mudanza tecnológica de TSB, su filial en el Reino Unido y que tratará de poner en valor con un nuevo plan estratégico que se conocerá a finales de este ejercicio. No obstante, la entidad presidida por José Oliu se convierte como la principal en poder ser protagonista de una fusión entre los grandes bancos que cotizan en el selectivo.

El propio Oliu, tras sus declaraciones previas a la junta de accionistas celebrada en Alicante a finales de marzo, es en buena parte responsable del interés creciente por el Sabadell. El presidente del Sabadell reconoció entonces que la estudiada fusión con Bankia no estaba encima de la mesa, pero que podía volver a estarlo ante las actuales circunstancias de baja rentabilidad y tipos de interés en el subsuelo.

Sus apreciaciones, aunque no fueran necesarias, han alimentado las reiteradas peticiones del Banco de España y otros supervisores como el Banco Central Europeo (BCE) de la necesidad de una mayor concentración en el sector bancario español. Ese proceso parecía exclusivo para las entidades de menor tamaño, como es el caso de la fusión en marcha entre Unicaja y Liberbank.

Sin embargo, el Sabadell ha reabierto la posibilidad de algún movimiento corporativo entre los grandes bancos que cotizan en el Ibex 35. Su papel protagonista en una potencial fusión, bien con Bankia o BBVA, parece haber dado alas a su valor en Bolsa al acercarse al precio de un euro por acción durante las últimas sesiones.

"Un banco muy subvalorado puede ser una oportunidad de negocio", reconocía el presidente del Sabadell durante el encuentro informativo previo a la junta de accionistas celebrada en Alicante. "La tendencia a la rentabilidad existe y, por ese motivo, también una mayor necesidad de consolidación", apostilló José Oliu.

Más madera

Por si no hubieran sido suficientes las palabras del presidente del Sabadell, algunos han contribuido a incrementar el valor del banco ante las posibles fusiones en las que podría encajar. El máximo responsable de Bestinver, la gestora de Acciona, es un claro empleo de ese inusitado ineterés.

"Vemos a Sabadell como un candidato claro a participar en una potencial de fusión", ha afirmado el presidente de Bestinver, Beltrán de la Lastra. En su opinión, el banco presidido por José Oliu tiene un atractivo muy claro por su especialización en el negocio de pymes, después de que Popular se haya diluido en su proceso de integración en el Grupo Santander.

El responsable de Bestinver considera que el mejor encaje, en caso de una fusión del Sabadell, sería con Bankia. Pero también sería posible una fusión con un BBVA ya bajo el mando de Carlos Torres, pero que supondría unas mayores duplicidades. Las integraciones a precio de saldo de Unnim y Catalunya Banc ya proporcionaron al grupo presidido por el controvertido Francisco González (FG) un peso más que sustancial en Cataluña. La suma de Sabadell sería excesivo.

Ante cualquiera de los potenciales encajes, un movimiento de ese tipo provocaría nuevos movimientos de concentración por parte de los grandes bancos españoles. ¿Fusión entre Santander y CaixaBank? La operación se presume casi imposible, según algunos expertos. Eso sí, los dos bancos deberían estudiar la integración de algunos de los pequeños bancos que aún perviven en el sector bancario español.

Artículos relacionados