LA SEMANA BURSÁTIL

En tiempo de descuento

Salvo hon­rosas y muy con­tadas ex­cep­cio­nes, según se ba­rrunta en los foros bur­sá­ti­les, no pa­rece el mejor mo­mento para estar po­si­cio­nado en el sector fi­nan­ciero, Las subidas apun­tadas en el inicio del ejer­ci­cio, apo­yadas sobre todo en los ban­cos, se está pro­du­ciendo con po­bres vo­lú­menes de ne­go­cio, lo cual re­fleja la de­bi­lidad in­trín­seca de la re­cu­pe­ra­ción.

En este sentido, afirman la imposibilidad de los mercados a aguantar con tipos bajos en períodos superiores a los diez años y el mercado estaría entrando en esa frontera peligrosa. Un tiempo de descuento que además podría prolongarse más de lo previsto en Europa tras la decisión del Banco Central Europeo de enfriar las expectativas sobre la posible retirada de estímulos.

La situación actual está provocando una preocupante inversión de la curva de tipos, pagándose prácticamente los mismos intereses por las letras a tres meses que los bonos a 10 años, lo cual no tiene ningún sentido. Circunstancia, que algunos operadores no consideran malo por su beneficio para la renta variable pero que según los más agoreros conduce al mercado de forma inexorable hacia una auténtica catástrofe en líneas generales y en particular al sector financiero. Y si los mercados no se están desplomando ya, señalan, es porque los bancos centrales se están dedicando a inyectar dinero de forma masiva.

Por todo ello, su consejo pasa por desinvertir antes de finalizar el semestre, buscando la liquidez, activos refugio o valores muy concretos de empresas cuyos productos tengan escasa competencia y sean indispensables incluso en las peores condiciones.

Una de las señales sobre el delicado momento actual, la pone de manifiesto la puesta en estudio por parte del BCE de opciones para reducir lo que cobra a los bancos por depositar en él su exceso de efectivo como vía para compensar los efectos secundarios de su política de tipos cero. Buscaría así compensar al sector con unos 7.000 millones de euros. Una medida que refleja los enormes desequilibrios actuales. Una opción que ha animado la cotización de los bancos en la recta final de la semana, moderando las pérdidas mensuales, pero que a la larga no supone un buen indicio.

Calendario semanal de Bolsa

Después de una semana tranquila, el Ibex 35 se ha apuntado una mejora del 0,4%, reduciendo el balance negativo del mes de marzo a una caída del 0,44% para salvar los 9.200 puntos, los próximos días, primera semana de abril, se presenta algo más agitada con los datos de actividad PMI en las principales economías mundiales y con el informe de empleo en EEUU.

Hoy lunes se esperan los datos de PMI tanto manufacturera como del sector servicios en China, Innumerables países europeos, entre los que se encuentran Reino Unido, España y Alemania, así como del global de la zona euro. Desde Bruselas llegará además la tasa de paro y el IPC. En EEUU, además de los datos de actividad ISM se conocerán también las cifras de ventas al por menor, inventarios de negocios y los gastos de construcción.

Para el martes no se esperan grandes referencias macroeconómicas, por lo que las miradas de los inversores se centrarán en Wall Street.

La agenda financiera internacional del miércoles volvería a venir cargada de datos de actividad, además de los indicadores de ventas al por menor en la zona euro y la encuesta ADP de creación de empleo en EEUU. País donde también se dará a conocer el ISM del sector no manufacturero.

En la jornada del jueves tampoco se esperan datos relevantes, mientras que el viernes, los inversores deberán estar atentos a las cifras de producción industrial en España y Alemania y especialmente al informe de empleo norteamericano, cuya tasa de paro se mantiene en niveles de pleno empleo con una tasa de paro por debajo del 4%. En EEUU se esperan además el dato de créditos al consumo, que sirve para medir las tensiones inflacionistas.

Artículos relacionados