Pablo Hernández de Cos, nuevo presidente del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea

Pablo Hernández
Pablo Hernández

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha sido nombrado presidente del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea en sustitución de Stefan Ingves, quien ocupa este cargo desde 2011 y es también máximo responsable de la autoridad monetaria sueca Sveriges Riksban. Este nombramiento tiene efectividad inmediata.

De este modo, Hernández de Cos se convierte en el segundo español en ocupar este cargo desde que en 1975 el Comité fue creado por los bancos centrales de los países del Grupo de los Diez (G-10), puesto que compatibilizará por un periodo de tres años, con opción a una prórroga, junto al de gobernador del Banco de España.

El exgobernador Jaime Caruana fue elegido presidente del Comité de Basilea durante el trienio comprendido entre 2003 y 2006, consolidándose como el primer español en ocupar el puesto, acabando además con el patrón al ocupar la presidencia sin pertenecer a un país del G-10.

España se incorporó como miembro de pleno derecho en febrero de 2001, mientras que en la actualidad está integrado por 45 gobernadores de bancos centrales y autoridades con responsabilidades en supervisión bancaria de 28 jurisdicciones, además de por 9 observadores, que incluyen tanto jurisdicciones como organismos internacionales.

Además de España, las restantes jurisdicciones que forman del Comité son Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, Hong Kong, India, Indonesia, Italia, Japón, Luxemburgo, México, Países Bajos, Reino Unido, Rusia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Turquía y la Unión Europea, que integra al Banco Central Europeo (BCE) y al Mecanismo Único de Supervisión (MUS).

El nuevo presidente ha sido designado como tal por el grupo de gobernadores y jefes de supervisión (GHOS, por sus siglas en inglés), órgano de vigilancia al que le corresponde nombrar al 'número uno' del Comité de Basilea.

Entre las principales responsabilidades de Hernández de Cos en la organización que reúne a las autoridades de supervisión bancaria para fortalecer la solidez de los sistemas financieros se encuentra la de convocar reuniones, a las que no tiene obligación de asistir, toda vez que designe al secretario general para que lo represente. El Comité celebra cuatro encuentros plenarios al año.

También deberá representar de forma externa al Comité de Basilea, siendo su principal portavoz, así como supervisar y brindar orientación operativa para ejecutar las decisiones de la dirección o emitir informes de seguimiento.

MOMENTO DE REFORMAS CLAVE La llegada de Hernández de Cos a la presidencia del Comité se produce en un momento particularmente relevante en lo que respecta a la regulación bancaria, cuando Basilea III, que incluye propuestas de reformas en el sector, que deben aplicarse de manera consistente y dentro de los plazos acordados.

Asimismo, el Comité debe evaluar el conjunto de los cambios regulatorios, cuestión también de gran importancia dado el calado de las reformas hasta ahora adoptadas, mientras que deberá continuar estando atento ante la posibilidad de que aparezcan nuevos riesgos promoviendo una sólida supervisión.

"El Comité de Basilea ha conseguido logros extraordinarios bajo el mandato de Ingves. Espero poder extender su legado junto con el resto de miembros y mejorar aún más la estabilidad financiera global", ha apuntado Hernández de Cos.

Mario Draghi, en calidad de presidente del GHOS, ha dado las gracias a Ingves por su trabajo durante estos ocho años, asegurando que ha permitido completar numerosas de las propuestas de reforma en el marco de Basilea III tras la crisis financiera, mejorando la resiliencia del sistema bancario mundial y su capacidad para apoyar a la economía real.

"El GHOS trabajará con Hernández de Cos enfocando su trabajo en la evaluación de las reformas ya implementadas, abordando las vulnerabilidades del sistema y promoviendo una supervisión sólida", ha subrayado Draghi.

Por último, Ingves ha remarcado el "privilegio y honor" que ha sido para él presidir el Comité de Basilea, a la vez que ha añadido que los logros alcanzados hasta ahora han sido "sustanciales" y han demostrado la disposición de los miembros de la organización para cooperar en la mejora de la capacidad financiera mundial.

Artículos relacionados