MONITOR DE LATINOAMÉRICA

Energía, tu­rismo, in­fra­es­truc­turas y te­le­co­mu­ni­ca­ciones áreas clave para Lima

Perú asciende a ‘primera división’ para la inversión española

La vi­sita del pre­si­dente Vizcarra con­so­lida una re­la­ción eco­nó­mica es­tra­té­gica

Martín Vizcarra, pte. Perú.
Martín Vizcarra, pte. Perú.

Un en­torno es­ta­ble, se­gu­ridad ju­rí­dica, aper­tura eco­nó­mica, grandes pro­yec­tos, ta­maño de mer­cado y clase media en al­za... Estos son al­gunos de los mim­bres que han con­ver­tido a Perú en uno de los mer­cados más atrac­tivos para las firmas es­paño­las. Más de 450 em­presas in­vierten allí y mu­chas pla­nean elevar su pre­sencia en 2019. La vi­sita a España del pre­si­dente Martín Vizcarra cons­tata que el as­censo del país a la ‘primera di­vi­sión’ del in­terés in­versor es­pañol es una realidad para con­so­lidar la re­la­ción eco­nó­mica.

Durante su estancia, en la que se reunió con el presidente Pedro Sánchez y con el rey Felipe VI, además de celebrar encuentros empresariales junto a una nutrida representación ministerial, Vizcarra hizo hincapié en la apuesta de su Administración por un mayor desarrollo del mercado de capitales; un mejor acceso de las pymes a la financiación; la mejora del entorno de negocios y la diversificación de la economía. Tras anunciar su intención de agilizar los trámites burocráticos en la gestión de proyectos, el presidente citó como sectores clave las telecos, los servicios financieros, la energía y el turismo.

Asimismo, resaltó su intención de aplicar acciones para mejorar competitividad empresarial, infraestructuras y sanidad y educación y potenciar innovación y nuevas tecnologías. Tras señalar que reformas y competitividad son temas cardinales para el desarrollo, situó la llegada de inversión como pivote primordial. “Buscamos que los empresarios logren rentabilidad a sus operaciones y contribuyan al desarrollo económico y social de Perú”, dijo.

El ministro de Economía, Carlos Oliva, avanzó que Lima potenciará sectores de actividad que hasta ahora el país “no ha aprovechado”, como el turismo, la acuicultura o forestal, con la meta de atraer inversión. “España es el país europeo que más visitas turísticas hace a Perú, aunque la presencia de empresas españolas en el sector es relativamente escasa”, apuntó. Oliva presentó una cartera de planes de inversión por más de 10.000 millones de dólares hasta 2021. E insistió en que Lima impulsará una política de competitividad, mejorando productividad e institucionalidad y un Plan de Infraestructuras que promueva inversiones complementarias en zonas del país.

Tras resaltar la prolongada estabilidad macro de Perú y la apertura de su economía gracias a la inversión privada, incidió en que el crecimiento medio anual del PIB en los últimos veinte años se ha mantenido en torno al 5% y anunció que en abril España y Perú abordarán el establecimiento de un convenio bilateral para evitar la doble tributación, cuestión juzgada crucial para elevar la inversión española. Para Lima, “la presencia de empresas españolas en los principales sectores productivos peruanos las ha convertido en muchos casos en agentes económicos clave y de importancia estratégica para Perú”.

Entre los nuevos proyectos que Lima tiene en cartera se hallan la puesta en marcha del tren Lima-Ica y el proyecto del Tercer Grupo Aeroportuario para modernizar y mejorar 8 aeropuertos del interior. Además, existen 5 proyectos viales con una inversión superior a los 6.000 millones de dólares y se están impulsando las concesiones para la red nacional dorsal de fibra óptica y tres nuevos proyectos para conectar con internet de alta velocidad 24 regiones. A ellos se suman los Juegos Panamericanos y otros planes de infraestructura.

España se ha consolidado como primer inversor en Perú, país que es ya el quinto destino latinoamericano de la inversión española, con un stock de 13.000 millones. En comercio hay margen de mejora, aprovechando el pacto comercial UE-Perú de 2013. Las firmas españolas están afincadas en casi todos los sectores. Descuellan las inversiones de FCC y ACS, que en 2014 se adjudicaron la Línea 2 del metro de Lima junto a Impregilo y Ansaldo (3.900 millones); las de Telefónica desde los 90 y las de Repsol, que opera la principal refinería. FCC está en el consorcio que ampliará el Aeropuerto de Lima y también tienen importantes negocios allí BBVA, Inditex, REE, Globalia, Endesa, Enagás, Naturgy, Ferrovial, Acciona, Sacyr, Mapfre, Meliá y NH, entre otras.

En su visita, Vizcarra se reunió con presidentes y directivos de Enagás, Sacyr, Elecnor, BBVA, Acciona, Telefónica, Indra, Técnicas Reunidas, Repsol, Mapfre, Ayesa, Cintra (Ferrovial), Duro Felguera, Eulen, Globalia, Ineco, Naturgy, Navantia y Typsa. Las firmas españolas le trasladaron intereses e inquietudes. Pese a la buena relación, hay motivos de zozobra como el contencioso del Estado peruano ante CIADI contra el grupo concesionario de la Línea 2 del Metro de Lima, sobre retrasos en la puesta en marcha del proyecto. Perú pide en una contrademanda 700 millones en respuesta a una reclamación previa del consorcio a Perú (2017) acusando a Lima de incumplimiento grave de contrato. Y Enagás mantiene un litigio por el fallido proyecto Gasoducto del Sur de Perú.

El rumbo de la economía peruana seduce a CEOE. Su presidente, Antonio Garamendi, destacó ante Vizcarra que los empresarios valoran las reformas adoptadas y la mejora de la competitividad. “Hay un especial interés de las empresas españolas en negocios vinculados a renovables, infraestructuras y comunicaciones”, dijo, mientras que el presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet, aseguraba que cada vez más pymes invierten en ese país.

Artículos relacionados