DESDE EL PARQUET

Proeduca, cabeza de ratón en el MAB

Con la in­cor­po­ra­ción de Proeduca este viernes al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), ya suman cinco em­presas en dar el salto a este mer­cado en el año, aunque esta será la pri­mera en ha­cerlo en el seg­mento de em­presas en ex­pan­sión.

El consejo de administración de la sociedad ha fijado un valor de referencia para cada una de sus acciones de 4,94 euros, lo que supone un valor total de la compañía de 223 millones de euros. Un precio en línea con la ampliación de capital de tres millones de euros realizadas por el grupo recientemente.

El capital social asciende a 903.579 euros, representados por 45,17 millones de acciones con un valor nominal de cada una de ellas de 0,02 euros. El código de negociación de la compañía será “PRO” y su contratación se realizará a través del sistema de fijación de precios “fixing”.

Proeduca, con sede en La Rioja, es una de las empresas líder en España del sector de la enseñanza superior no presencial con más de 34.000 alumnos matriculados, de los cuales unos 12.500 son estudiantes internacionales.

Una compañía ya consolidada en el mercado con una facturación superior a los 110 millones de euros y un beneficio neto cercano a los 14 millones al cierre de su año fiscal del 31 de agosto de 2018.

Dado el inusual tamaño de la compañía para este mercado, los expertos creen que su incorporación al MAB tiene como principal objetivo coger experiencia y notoriedad y captar nuevos accionistas interesados en un negocio atractivo con el objetivo final de dar pronto el salto a ligas mayores si las condiciones así lo ameritan para su principal accionista. No en vano pasará a ser la principal empresa por capitalización del segmento de empresas en expansión por encima de Grenergy y Grenalia.

Su principal riesgo viene de la falta de diversificación, pues más de un 97% de la facturación proviene de titulaciones españoles y en concreto más de un 50% está concentrada en apenas 10 títulos.

Para ello, el grupo está desarrollando una creciente actividad internacional. Durante este año, el grupo prevé conseguir un crecimiento de su implantación en Latinoamérica -donde ya tiene sedes en México, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Argentina- y Estados Unidos.

Otra fuente de preocupación para los inversores será su escaso “free float”, así como el férreo control de su accionista mayoritario, Miguel Arrufat, con el 84% del capital.

Artículos relacionados