DESDE EL PARQUET

Insur, alta actividad

Inmobiliaria del Sur está en pro­ceso de su­per­ación del pe­ríodo de de­pre­sión y le­targo su­frido a lo largo del úl­timo año. La clave de este re­nacer se en­cuentra en la pre­sen­ta­ción de sus re­sul­tados co­rres­pon­dientes al pa­sado ejer­ci­cio, con cre­ci­miento todas las áreas y lí­neas de la com­pañía sus­ten­tado en un am­bi­cioso plan es­tra­té­gico.

El beneficio del grupo se ha elevado en 2018 a 10,1 millones de euros, un 141,6 superior al contabilizado un año antes. Un espectacular crecimiento sustentado en el avance de más del 42% de su cifra de negocio que ha superado los 120 millones de euro, lo cual se ha visto reflejado también en el Ebitda con un alza del 58%, hasta 21,5 millones de euros.

Todo ello gracias sobre todo al importante avance registrado por la actividad de promoción que permite a la compañía ser muy optimista también para este nuevo ejercicio. Pese a la tradicional irregularidad del sector, muy dependiente de factores externos como las licencias, si se mantiene la tendencia de la actividad patrimonial y del alquiler de nueva superficie, el grupo podría mantener un crecimiento superior a los dos dígitos en la cifra de negocios que se debería reflejar en los resultados.

El mercado está recogiendo además los notables esfuerzos del grupo para mantener bajo control el endeudamiento en un sector que depende mucho de la financiación externa para realizar proyectos. En este sentido, el grupo ha reducido su deuda financiera neta a poco más de 163 millones de euros, un 8,2% inferior a la del año anterior.

Con el objetivo de mantener y acentuar la atención de los inversores, Insur ha establecido unas líneas claves inquebrantables como son el cumplimiento del plan estratégico, basado en el crecimiento de todas sus líneas de negocio y la diversificación, el crecimiento sostenible con una deuda bajo control y la creación de valor a largo plazo para alcanzar un NAV entre 350 y 375 millones de euros.

En este objetivo cuenta además con un atractivo dividendo con una rentabilidad cercana al 6%. Y las estimaciones del grupo es que este seguirá creciendo teniendo en cuentas las previsiones de mejora del beneficio en próximos ejercicios con un “pay out” estable. Con estos fundamentales, la compañía estaría cotizando con un considerable descuento frente a su precio objetivo que algunos fijan sobre los 16 euros por acción.

Los expertos técnicos, sin embargo, no se muestran tan optimistas. Si bien los buenos resultados han supuesto la ruptura de algunas barreras importantes, la recuperación de la tendencia alcista pasa primero por superar una intensa resistencia en las inmediaciones de los 12 euros, y otra posterior cerca de los 13 euros, algo poco factible en el corto y medio plazo si no presenta nuevos catalizadores.

Artículos relacionados