Defiende la sus­ti­tu­ción de ca­pa­cidad de ge­ne­ra­ción nu­clear y tér­mica por gas y re­no­va­bles

Reynés confía en que el plan energético de Ribera se mantenga más allá de las elecciones

El pre­si­dente de Naturgy ase­gura que la ener­gé­tica in­ver­tirá 2.000 mi­llones este año

Francisco Reynés, en la junta general 2019 de Naturgy.
Francisco Reynés, en la junta general 2019 de Naturgy.

El pre­si­dente de Naturgy, Francisco Reynés, con­si­dera que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) de la mi­nistra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, es "una hoja de ruta clara" y ha ase­gu­rado que cree que, "independientemente de quién gane" las pró­ximas elec­ciones ge­ne­rales del 28 de abril, "va a ser más o menos igual". Además, in­dicó que Naturgy prevé in­vertir 2.000 mi­llones de euros este año, cifra de la cual un 70% -unos 1.400 mi­llones de eu­ros- ten­drán como des­tino España.

En rueda de prensa anterior a la junta general ordinaria de accionistas de Naturgy, Reynés consideró que, además de la influencia del Gobierno de España, se debe tener en cuenta también el camino que siguen el resto de países del entorno y que hace de la descarbonización la meta a alcanzar.

"La descarbonización, el cuidado por el medioambiente, el impulso a las renovables, como puede ser el gas natural renovable, es algo que todo el mundo quiere. Aún no he escuchado a nadie decir que no lo quiere", dijo.

Aún así, subrayó que el plan necesita "un marco normativo concreto" que debe ser desarrollado por el Gobierno que salga de las próximas urnas. "Una valoración específica no la tendremos hasta que se alumbre por parte de a quién le toque" añadió al respecto.

RECONOCER A LOS CICLOS COMO 'BACKUP'.

Además, Reynés valoró los "planes ambiciosos" establecidos por España para ir sustituyendo capacidad térmica o nuclear en el tiempo por generación renovable, para lo que consideró necesario dar un papel principal a los ciclos combinados de gas como "sistema de backup".

A este respecto, descartó que Naturgy vaya a vender sus ciclos combinados, ya que son "el perfecto backup del sistema para la generación renovable", por lo que pidió que se reconozca la retribución para ellos.

Respecto a las centrales de carbón, Reynés señaló que la situación de los precios del carbón y de los derechos de CO2, "que no hacen más que subir", hacen "inviables estas plantas.

"Más triste que una fábrica parada es una planta que está en marcha y pierde dinero, y esta es la situación hoy de las plantas de carbón", afirmó, subrayando que la solución para estas centrales pasa por un desmantelamiento ordenado y soluciones para sus plantillas.

Artículos relacionados