Comienzo flojo de 2019, muy por de­bajo de las ci­fras del año pa­sado

La reactivación del negocio de M&A en España, pendiente de la subida de la Bolsa

Los tipos bajos y ma­yores va­lo­ra­ciones de­be­rían fa­vo­recer la me­jora

Bancos en la Bolsa
Bancos en la Bolsa

Pocos in­di­ca­dores miden mejor el es­tado de ánimo de una zona geo­grá­fica que la ac­ti­vidad cor­po­ra­tiva. En lo que va de año, las fu­siones y ad­qui­si­ciones están flo­jeando sen­si­ble­mente en Europa hasta el punto de que las ope­ra­ciones no su­peran los 100.000 mi­llones de dó­lares en lo que va de año y están en los ni­veles más bajos desde 2011, cuando la crisis fi­nan­ciera es­taba en todo lo alto y casi com­ple­ta­mente seco el grifo del cré­dito a uno y otro lado del Atlántico.

En España, el descenso reSpecto a los registros de hace un año supera el 70%, en una demostración de que la incertidumbre política y económica está pasando factura. Las elecciones generales del 28 de abril y la rebaja de una décima de la previsión de crecimiento para 2019 y 2020 por parte de la Comisión Europea han puesto en un posición defensiva a los potenciales compradores y en compás de espera a los vendedores. Pero los expertos creen que es una situación transitoria.

"Tanto en Europa como en España hay bastantes operaciones pendientes de cierre que corregirán rápido gran parte del retraso en el volumen de operaciones respecto al año pasado. Ha habido suficientes cambios como para justificar el parón de estos últimos dos meses, pero una vez que se han digerido lo normal es que el mercado de M&A vuelva a coger velocidad de crucero", señalan fuentes del sector.

El 'Brexit', la debilidad económica de Alemania, la entrada en recesión de Italia o la guerra comercial entre China y Estados han formado un cóctel demasiado explosivo. Además, en Europa, se ha confirmado también que los tipos de interés seguirán en el 0% durante varios meses e incluso el BCE ha anunciado la posibilidad de nuevas operaciones de liquidez. Y no todos estos factores son necesariamente malos para las fusiones y adquisiones.

Ademas, la bolsa ha despegado, elevando las valoraciones de los potenciales vendedores. El Ibex 35 sube un 8% este año y, aunque muy despacio, el mercado empieza a quitarse el mal abor de boca de un 2018 terrible. Aunque la confianza sigue cogida con alfileres, hay un poco más de alegría porque las valoraciones han mejorado. Además, el negocio de M&A sigue muy vivo en Estados Unidos, por lo que muchos expertos consideran que la vuelta de la alegría a Europa es cuestión de tiempo.

No obstante, será una alegría contenida. Según Clifford Chance, la actividad económica global de fusiones y adquisiciones bajó un suave 3% en 2018 con la economía mundial ofreciendo signos de de ralentización. Por lo tanto, el negocio está lejos de la euforia, aunque todos los expertos están de acuerdo en que no hay razones para creer que la atornía del arranque del año en Europa y España se alargue en el tiempo.

"Ya se ven los primeros brotes verdes. Además de las operaciones pendientes, hay otras que se ha reactivado y podrían ver la luz antes del verano. Que los tipos vayan a mantenerse muy bajos durante todo el año vuelve a facilitar financiación barata a los potenciales compradores, y este factor debería ser decisivo en las decisiones.

Con niveles de endeudamiento bajos que en el caso del Ibex se reducen hasta mínimos más de 10 años, muchas empresas están en una posición compradora envidiable. "El mercado es muy eficiente y cíclico dentro de un mismo año. Lo normal es que el segundo trimestre sea mucho mejor que el primero y que muchas de las operaciones retrasadas se firmen antes del verano", señalan en un banco de inversión nacional

Artículos relacionados