DESDE EL PARQUET

DIA, alternativas de salvación

La falta de sin­tonía entre el con­sejo de DIA y su prin­cipal ac­cio­nista LetterOne con el 29% del ca­pital ya es to­tal. Los ac­tuales ges­tores del grupo con­si­deran que la opa lan­zada por el fondo de in­ver­sión del mag­nate ruso Mijail Friedman y pos­te­rior am­plia­ción de ca­pital por 500 mi­llones de euros además de no so­lu­cionar los pro­blemas fi­nan­cieros de la ca­dena de dis­tri­bu­ción, puede abo­carla a la di­so­lu­ción o al con­curso de acree­do­res.

El plan de LetterOne requiere la aceptación de la opa a un precio de 0,67 euros por parte de al menos el 50% de los accionistas descontando ya el porcentaje en manos del fondo. Eso según los actuales gestores limitaría la posibilidad de los actuales accionistas de participar de la futura creación de valor.

Esta propuesta, tal y como está formulada actualmente, “no proporciona soluciones eficaces e inmediatamente ejecutables a los desafíos a los que se enfrenta la compañía en el corto plazo", según ha afirmado la compañía en un hecho relevante a la CNMV.

Muy al contrario, si los accionistas no aprueban el plan y LetterOne se queda sin el control de la sociedad, Día podría verse obligada a solicitar la disolución o el concurso de acreedores ante la falta de alternativas viables para la cadena.

De hecho, aseguran, esta operación tampoco conseguiría solventar algunos problemas fundamentales, como la situación actual de patrimonio neto negativo, los vencimientos de deuda del 31 de mayo de 2019 y los supuestos de vencimiento anticipado bajo los contratos actuales de financiación, como consecuencia de la ausencia de una ampliación de capital incondicional y un acuerdo con los acreedores.

Al mismo tiempo queda sin solucionar el vencimiento de los bonos de julio de 2019 en el caso de que la opa no se liquide satisfactoriamente con anterioridad a dicha fecha, como consecuencia de la duración del proceso de autorización de la opa o retrasos en la autorización de las autoridades de competencia, o la aparición de ofertas competidoras. Por último, tampoco ofrece una solución alternativa a la estructura de capital si fracasa la opa.

Con todo, el consejo de administración se ha mostrado abierto a seguir colaborando para alcanzar una solución viable a largo plazo, aprovechando "tanto las contribuciones de LetterOne como su experiencia en el sector", con una propuesta aceptable para todos los grupos de interés; accionistas, acreedores, empleados y proveedores; y que al mismo tiempo garantice el cumplimiento de todos los compromisos operativos, regulatorios y financieros. En este sentido, ha sido muy bien apreciada el compromiso del fondo de seguir apostando por la compañía a través de la opa voluntaria.

La alternativa propuesta pasaría por la ampliación de capital por un valor de 600 millones de euros con derecho de suscripción preferente, combinada con un acuerdo de refinanciación con los principales acreedores, incluida la extensión de los vencimientos de la deuda de 2019 a 2023. Eso solventaría casi todos los problemas a corto plazo del grupo, aunque no garantizaría un valor mínimo para los accionistas que si tendrían (0,67 euros por acción) con la opa.

El grupo espera poder sacar adelante esta propuesta y como aval esgrime los profundos cambios en el equipo directivo, con gestores más profesionalizados para sacar adelante el proyecto de transformación de estas características, así como la colaboración de asesores externos dispuestos a implementar un plan de refinanciación y recapitalización sostenible.

Esta fórmula parece estar calando entre los pequeños accionistas, dispuestos a volver a tomar posiciones en el valor ilusionados por el proyecto, aunque esto es difícil de medir, más que por el interés de sacar beneficio por el diferencial entre el precio actual de la opa y la cotización del valor.

Artículos relacionados