La eléc­trica se com­pro­mete a in­vertir 8.000 mi­llones y re­clama el apoyo de toda la banca

Galán cambia el chip energético y aplaude a rabiar el plan del clima de Sánchez

Hace cinco años, el pre­si­dente de Iberdrola ad­vertía que España había de­jado de in­te­resar

Cambio climático.
Cambio climático.

Iberdrola ha cam­biado el chip sobre España y su pre­si­dente, Ignacio Sánchez Galán, está de­ci­dido a apostar cla­ra­mente por el nuevo plan de Energía y Clima y la transición ener­gé­tica del Gobierno so­cia­lista. La eléc­trica in­ver­tirá 8.000 mi­llones de euros hasta 2022 en el país, lo que su­pone un in­cre­mento de un 40% res­pecto al plan an­te­rior. Hace cinco años, la eléc­trica dijo que España había de­jado de in­te­re­sar.

El máximo ejecutivo de Iberdrola ha presentado en la City la nueva estrategia de la compañía para el periodo 2018-2022, donde lo esencial de todo en este plan, es que se produce un giro sobre España. Al contrario de lo que anunció en febrero de 2014 en la capital londinense, cuando declaró que “España ha dejado de interesar a la compañía”, Galán ha manifestado ahora todo lo contrario: “el país se ha convertido en uno de las apuestas a futuro para la eléctrica”.

A cambio, el presidente de Iberdrola ha vuelto a reclamar un marco normativo a largo plazo que aporte “estabilidad” para acometer las inversiones que se necesitan. “Con este plan, aceleramos las inversiones en España y damos un fuerte impulso a la transición energética hacia una economía baja en carbono”, ha declarado esta semana ante los analistas. “Es la primera vez que tenemos un plan claro, sabiendo la energía que el país requiere en los próximos 20 años”, señaló.

Decisiones equivocadas del equipo de Rajoy

Justo hace cinco años, con el PP en el Gobierno, el presidente de la eléctrica declaró todo lo contrario, expresando entonces que en España “se han adoptado decisiones equivocadas a la hora de encarar los tres ejes fundamentales de cualquier política energética: seguridad de suministro, competitividad y sostenibilidad”. Y por esa razón, los caminos de Iberdrola serían otros: Reino Unido, EEUU y México, por ejemplo.

En ese mismo foro, Galán criticó duramente la política energética del equipo energético del ex presidente Mariano Rajoy, comentando que se había provocado una situación de sobrecapacidad, lo que estaba abocando al cierre de “numerosas instalaciones eficientes” y “básicas”, para garantizar el suministro eléctrico.

Declaró igualmente que se había optado por fomentar las tecnologías más caras como las solares, frente a las más baratas como la nuclear, la hidráulica o la eólica. Además, añadió que se había impuesto la utilización de la energía térmica más contaminante, el carbón, dejando de lado las modernas centrales de ciclo combinado de gas.

Apoyo de Galán al plan de Sánchez

Cinco años después de aquel 19 de febrero de 2014, Galán no solo ha aplaudido el Plan de Energía y Clima que el Ejecutivo ha enviado a Bruselas para su aprobación, sino que ha asegurado que “las compañías eléctricas están preparadas para invertir en la transición energética”, al igual que los bancos que “están dispuestos a aportar la financiación precisa” para acometer el plan que supone una inversión de 236.000 millones de euros hasta 2030.

“Solo hace falta -ha precisado-, consolidar un marco normativo a largo plazo, que aporte certidumbre y estabilidad a los inversores, elimine las barreras y propicie una asignación equitativa de los costes para ejecutarlo”.

El presidente de Iberdrola se ha puesto al frente y ha lanzado un mensaje a los inversores de firmeza al comentar abiertamente que la compañía redoblará su compromiso con España y las energías verdes. Hasta 2030, la compañía prevé desarrollar en el país al menos 10.000 megavatios de energía solar y eólica, lo que supondrá triplicar su potencia actual en el país con estas tecnologías. Para 2022, Iberdrola prevé poner en marcha 3.000 MW nuevos en renovables en el país, un 52% más que su capacidad eólica y solar actual.

Cierre de las nucleares y del carbón

Galán ha valorado abiertamente las apuestas que se hacen en el PIEC, como por ejemplo en lo relativo a la energía nuclear, en el que se anuncia que todas las centrales nucleares estarán cerradas en 2035. “Este plan ha sido hecho por técnicos y no por políticos, velando por la seguridad y calidad de suministro eléctrico de los españoles”, ha recalcado.

La misma afirmación tiene sobre las centrales de carbón. “Ahora sabemos que el carbón va a cerrar. Tenemos que estar preparados para hacer la sustitución”, ha añadido.

Y es que, la energía nuclear y las centrales de carbón han sido los dos grandes caballos de batalla en los que Galán más ha insistido ante el Gobierno más corto de la democracia de Pedro Sánchez. En el tema nuclear, porque se negaba a ampliar el tiempo de vida útil de las centrales más de los 40 años que están autorizadas. Y en el carbón, porque considera, al igual que el resto de las eléctricas, que se tienen que hacer muchas inversiones para poder cumplir con las exigencias medioambientales de la Unión Europea.

Por eso, Galán ha vuelto a lanzarse a la arena y ha aplaudido en la City londinense el plan socialista sobre energía. Habrá que ver, si después de las elecciones del 28 de abril, la fuerza política o las fuerzas que gobiernen siguen pensando que el paquete de Energía y Clima de Pedro Sánchez “es una gran oportunidad para España”, tal y como se asegura en la sede de Iberdrola. Restan solo dos meses para salir de dudas.

Artículos relacionados