Destaca ante la junta su re­nuncia y la de su CEO a la re­tri­bu­ción va­riable por TSB

Oliu asume la presidencia del Sabadell hasta los 24 años de mandato y los 74 de edad

Sus fun­ciones eje­cu­tivas están más li­mi­tadas con Guardiola, el con­se­jero de­le­gado

Banco Sabadell
Banco Sabadell

El pre­si­dente del Sabadell, José Oliu, se com­pro­mete a un nuevo man­dato al frente del grupo ban­cario de cuatro años, al me­nos. Casi en vís­peras de cum­plir los 70 años de edad, el más ve­te­rano de los ban­queros es­paño­les, al igual que su con­se­jero de­le­gado Jaime Guardiola por ejer­ci­cios acu­mu­lados en el cargo, man­tiene fun­ciones eje­cu­tivas pero más de­li­mi­tadas por las que asume el nú­mero dos el banco.

Oliu ha justificado ante los accionistas su renuncia a la retribución variable de 2018 por todo lo ocurrido con TSB que debería dejar de ser un lastre durante 2019.

José Oliu se muestra como el banquero más incombustible en estos momentos del sector financiero español y con la suficiente energía para asumir un nuevo mandato como presidente de una entidad en la que inició su andadura en 1986, con responsabilidades en distintos cargos directivos.

Justo cuando se cumplen 20 años desde su llegada al máximo cargo al frente del entonces pequeño banco casi comarcal, acaba de ser elegido para cuatro ejercicios más al frente de un grupo de implantación nacional e internacional, una dimensión lograda en buena parte por su gestión.

El reelegido presidente del Sabadell en la junta de accionistas celebrada en Alicante, su sede social desde hace dos años por las tensiones independentistas, afronta lo que podría ser su último mandato. Si las matemáticas son ciencias exactas, en 2022 acumulará un mandato de 24 años y con 74 años de edad. Oliu cumplirá a finales del próximo mes de abril su 70 cumpleaños.

Su consejero delegado, Jaime Guardiola (Barcelona, 1957), también se ha convertido en el más longevo en ese cargo dentro de la banca española, ya que asumió esas responsabilidades en 2007 tras toda la experiencia acumulada en diversos cargos dentro del grupo BBVA, ahora tan cuestionado por la gestión de su expresidente Francisco González (FG).

Los dos principales ejecutivos del Sabadell ya renunciaron a su retribución variable de 2018 por las millonarias pérdidas que provocó la migración tecnológica de TSB, su filial británica. Este gesto ha sido destacado por José Oliu ante los accionistas convocados en Alicante.

"La renuncia fue aceptada por el consejo de administración que agradeció la decisión y la valoró muy positivamente, al representar una manifestación de sensibilidad ante la situación", ha indicado el presidente del Sabadell. José Oliu ha renunciado a 665.974 euros de su retribución variable y Guardiola a 563.516 euros. Más de un millón de euros entre los dos.

##Menos ejecutivo

El presidente de banco Sabadell afronta su nuevo mandato con menos funciones ejecutivas, tal y como ya se decidió para que las asumiera un Jaime Guardiola más silencioso de lo habitual durante el encuentro informativo previo a la junta de accionistas celebrada en Alicante.

"Hemos redefinido con claridad la delimitación de funciones entre presidente y consejero delegado, de tal manera que bajo la dependencia del consejero delegado se agrupen todas las funciones relativas a la gestión y el negocio", ha indicado Oliu ante la junta anual de accionistas.

Esta separación de poderes responde, al menos en parte, a las exigencias de los supervisores europeos y que ya se planteaban como un serio problema para algunos bancos franceses y algunos españoles, sobre todo para un BBVA que tenía que solucionar la sucesión de Francisco González (FG) que luego se vio acelerada por el caso de los espionajes bajo su mandato.

##¿Plan de sucesión?

La junta de accionistas del Sabadell también ha ratificado como consejero a David Vegara, hasta el momento con la consideración de independiente pero que ya tiene un mandato ejecutivo como 'chief risk officer', es decir, como uno de los máximos responsables de riesgos del banco.

Con esa designación del que fue exsecretario de Estado de Economía, José Oliu parece trazar un plan ordenado de su sucesión en el Banco Sabadell para los próximos años. La cuestión es si los cargos a futuro serán Jaime Guardiola como presidente y David Vegara como consejero delegado.

En el grupo también hay destacados directivos con una amplia y contrastada experiencia en el negocio bancario. Un buen número de ellos estuvieron en el encuentro informativo antes mencionado (desde el financiero, Tomás Varela, hasta el de operaciones, Miguel Montes). Pero si las fuerzas le acompañan, José Oliu parece dispuesto a agotar su nuevo mandato aunque éste sea el último.

##Preguntas

En el turno de preguntas, el presidente del Sabadell tuvo que encarar los reproches de dos inversores por la caída de la acción, que el propio José Oliu lamentó. A los cuatro representantes de Adicae, se mantuvo en la postura de la transparencia de su entidad sobre las hipotecas con cláusulas suelo y se desmarco sobre las cuotas participativas emitidas por la CAM (que fue absorbida por su grupo).

Los dos turnos de palabra por parte de los antiarmamentistas se destacaron por hablar en catalán. Y sobre los tres turnos por parte de los representantes sindicales, Oliu ha afirmó que "serán debidamente escuchadas".

Artículos relacionados