Monitor de Latinoamérica

El país sale de las listas ‘negras’ y logra su mayor grado de in­ver­sión his­tó­rico

Panamá convoca de nuevo a las constructoras españolas

FCC-Grupo Carso, Acciona y OHL com­piten por la Línea 3 del metro ca­pi­ta­lino

Ampliacion Canal de Panama
Ampliacion Canal de Panama

Panamá es el mer­cado cen­troa­me­ri­cano mejor va­lo­rado por los in­ver­sores es­pañoles y se aúpa entre los países de mayor in­te­rés, pese al ‘golpe’ de la re­ciente sa­lida de Telefónica tanto de suelo pa­na­meño como del resto de América Central. El país es uno de los mer­cados donde las com­pañías es­pañolas prevén elevar su pre­sencia en 2019, según el úl­timo ‘Panorama de Inversión Española en Iberoamérica’, y las firmas juzgan que su eco­nomía será la ter­cera con mejor com­por­ta­miento este año tras Colombia y Chile.

Y el país está implementando acciones para mantener el atractivo.

La mejora en la calificación que Moody’s atribuye al país (acaba de elevar de Baa2 a Baa1 la nota de riesgo sobre la deuda soberana, la salida de la lista de la UE de Jurisprudencias no Cooperadoras en Asuntos Fiscales y el respaldo internacional por los avances de Panamá en la lucha contra el blanqueo de capital han elevado el optimismo, junto a un alza del 21,4% de la IED en 2018 que muestra un aumento del interés de los inversores globales. La mejora de la calificación supone un espaldarazo a la confianza en la capacidad del país para cumplir sus compromisos financieros y el aumento asignado por Moody´s, el primero desde el 2012, es el más alto obtenido en la historia de Panamá

En esta mejora del ambiente de negocios y de la percepción internacional ha sido clave la aprobación del paquete de cuatro leyes de transparencia financiera y fiscal propuestas por Economía y que han contado con el apoyo del sector privado. En la actualidad Panamá no está en ninguna lista ‘negra’ de organismos internacionales ni de la UE, que ha otorgado su respaldo al país por sus avances en cooperación contra el lavado de capitales.

El propio BID acaba de señalar que Panamá ha realizado cambios “difícilmente reversibles” y reconocidos por la comunidad internacional en la lucha contra la evasión fiscal y la transparencia financiera. “Panamá ha realizado reformas legales que han permitido su salida de la lista de paraísos fiscales de la UE y que el GAFI no la haya incluido en su lista en la última evaluación. Las reformas han limitado las acciones al portador, penalizado la evasión fiscal y adoptado el intercambio automático de información financiera de la OCDE, pese a críticas de algunos sectores por la supuesta pérdida de soberanía”.

El alza del 21,4% en la IED, a 5.548 millones en 2018 (el 8,5% de PIB) refleja la confianza de los inversores en Panamá, que mantiene el liderazgo regional en atracción de inversión respecto al tamaño de su economía. El aumento se atribuye principalmente a los proyectos de la actividad minera y al comercio, especialmente por los buenos resultados de las multinacionales en la Zona Libre de Colón. El año pasado fue, además, clave para el turismo, uno de los sectores que la actual Administración quiere potenciar: en 2018 Panamá recibió 2,48 millones de turistas y obtuvo ingresos por 4.605 millones, lo que representa un incremento de 3,3% sobre 2017. Panamá capta el grueso de la IED en la subregión, en torno al 48%. El país, que crecerá en 2019 el 6%, tras un 3,9% en 2018, según el FMI, es el país de Latam que más se ha expandido en la última década, con un incremento anual medio del 8%

Panamá, donde operan más de 400 empresas españolas, algunas en proyectos clave como el Canal o el metro capitalino, está especialmente interesada en redoblar la inversión de España, quinto socio del país. En el mercado las españolas están presentes en casi todos los sectores con empresas como Sacyr, FCC, ACS, Naturgy, Indra, Mapfre, Acciona, Sol Meliá, Barceló o NH. La más reciente operación la ha protagonizado Grupo Puentes, que ha consolidado su presencia al hacerse con la adjudicación de un proyecto valorado en 62,4 millones para la construcción de dos intercambiadores viales.

El presidente Varela anunció días atrás que la Línea 2 del Metro de Panamá, en cuya construcción participa FCC, será inaugurada el próximo 25 de abril. FCC, que junto a Sacyr son los grandes protagonistas españoles en la ejecución de infraestructuras en el país, y que ya realizó la Línea 1, también ejecutará la conexión entre el metro de Panamá y el aeropuerto por 90 millones y compite por la Línea 3 en alianza con Grupo Carso, el conglomerado empresarial de su accionista de referencia, Carlos Slim. Por la línea 3 también pujan Acciona (en alianza con Power China) y OHL en asociación con Mota Engil, así como otros cuatro grupos internacionales entre las que figuran firmas internacionales como varias compañías chinas y la italiana Astaldi. El país, tiene en marcha un Plan Nacional de Inversiones por 20.000 millones que incluye la línea 3, el cuarto puente sobre el Canal, un parque logístico en el Canal, un plan energético de renovables y la renovación urbana de Colón.

En los últimos años, Panamá se ha acercado considerablemente a China, muy interesada de la ubicación del país, la ampliación del Canal y el atractivo del mercado como polo financiero y logístico. En el país operan ya 20 compañías del gigante oriental y China acaba de entregar al presidente Varela el estudio para la construcción de una línea de tren entre la capital y la frontera con Costa Rica, una obra que ilustra la expansión de Pekín en Latam. El estudio elaborado por China Railway Design prevé 391 kilómetros y 22 estaciones, con una inversión de 4.100 millones y un plazo de entrega de seis años. China es el segundo usuario del Canal tras EEUU y el principal origen de las mercancías que se distribuyen en América a través de la zona f

Artículos relacionados