DESDE EL PARQUET

Uber engorda para salir a Bolsa

Pendiente de su sa­lida a Bolsa, la es­tra­tegia de Uber pasa por mos­trarse como una em­presa só­lida y con ca­pa­cidad de cre­ci­miento. Dentro de este marco se en­cuadra la re­ciente ad­qui­si­ción de Careem Netvorks, su prin­cipal com­pe­tidor en Oriente Próximo.

La operación valorada en algo más de 2.700 millones de euros, permitirá a la tecnológica americana no solo reforzarse en un mercado con un alto potencial sino además poner fin a una dura batalla en el sector del transporte privado en esa zona.

Uber abonará unos 1.238 millones de euros en efectivo y otros 1.500 millones en bonos convertibles canjeables. Careem tiene su sede en Dubai y cuenta con una fuerte influencia en una región de unos 400 millones de habitantes, una población joven que depende cada vez más de las aplicaciones móviles.

Esta adquisición supone un cambio de estrategia por parte de Uber que se ha retirado de varios mercados internacionales cuando se enfrentó a una fuerte competencia similar en China, Rusia y el sudeste asiático, áreas donde no logró superar a las compañías locales.

Careem ayudará a Uber a alcanzar su objetivo de alcanzar los 1.000 millones de usuarios, mientras la empresa se prepara para su llegada al mercado con unas previsiones de valoración por encima de los 100.000 millones de euros. Un precio que estaría más de un 30% por encima de la valoración fijada con la entrada de Ford en su accionariado este pasado verano.

Dentro de las líneas adoptadas por el grupo de cara a su esperado debut en el mercado, muy exigente con empresas todavía en pérdidas, también se engloba una fuerte reducción de costes, así como fuertes inversiones en otros servicios de transporte que van desde la entrega de comida a domicilio hasta los coches autónomos.

Artículos relacionados