Los no re­si­dentes dis­ponen del 45% de la deuda es­pañola desde hace siete años

Los extranjeros aguantan el tipo en España

La in­ver­sión di­recta en em­presas y en la deuda pú­blica se dis­para casi hasta los 75.000 mi­llones

inversion
inversion

Los sín­tomas de de­bi­lidad de la eco­nomía es­pañola no han echado atrás a los in­ver­sores ex­tran­je­ros. Todo lo con­tra­rio. El pa­sado año, la in­ver­sión fo­ránea anotó ré­cords no vistos desde hace diez años. Los in­ver­sores ex­tran­jeros to­maron po­si­ciones en dis­tintos te­rrenos por un im­porte con­junto que rondó los 75.000 mi­llones de eu­ros. Los ex­tran­jeros aguantan el tipo en España, a pesar de la des­ace­le­ra­ción y las di­fi­cul­tades de go­ber­na­bi­lidad del país.

La inversión de los extranjeros tanto en empresas como en lo que se refiere a la financiación del déficit del Estado, a través de deuda pública, se situó el pasado año en los 74.193 millones de euros. Esta cifra supone 28.182 millones de euros más que en 2017, lo que supone un incremento del 61,25% respecto a este año.

La confianza de los extranjeros ha registrado un incremento constante en este decenio. Desde el año 2012, cuando se produjo la última recaída de la economía. El respaldo de los inversores no residentes se ha manifestado, a pesar de que en los últimos tres años, el país vive una situación de carencia de un gobierno sólido.

La inversión extranjera directa neta (compras menos desinversiones) se situó en el máximo histórico de 39.746 millones de euros, con un avance del 153% respecto al ejercicio precedente. Las últimas ocasiones en que se alcanzaron cifras por encima de los 30.000 millones fueron durante los años 2007 y 2008. La inversión extranjera directa engloba, tanto las participaciones en el capital de las empresas, como en la deuda de las empresas. Las inversiones en capital más comunes son las acciones, participaciones preferentes, reservas o ampliaciones de capital. La deuda de empresas se refiere a bonos, obligaciones, pagarés, preferentes no participativas, préstamos y depósitos, entre otras. Control de la deuda pública

En cuanto a la financiación del déficit público, la participación de los extranjeros resulta tan relevante que en estos momentos disponen de casi el 45% de la deuda del Estado. Los extranjeros cuentan con letras, bonos y obligaciones por valor de 432.716 millones de euros. Durante el pasado año, su inversión en el mercado de deuda pública alcanzó los 27.366 millones de euros.

En el 2017, los inversores no residentes habían comprado deuda por importe de 20.033 millones de euros, por lo que el pasado ejercicio incrementaron sus posiciones en el mercado en nada menos que un 36,6%.

La estrategia de mantenimiento de tipos de interés muy bajos por parte del Banco Central Europeo ha catapultado el atractivo de invertir en valores españoles. En este momento, el inversor que compre deuda española se beneficiará de una remuneración un punto superior a la del bono a diez años alemán.

Artículos relacionados