LA SEMANA BURSÁTIL

Objetivo, recuperar la confianza

Los de­cep­cio­nantes datos de ac­ti­vidad pu­bli­cados en la zona euro han hecho saltar de nuevos las alarmas en los mer­cados fi­nan­cieros in­ter­na­cio­na­les, sobre todo des­pués de que la Reserva Federal haya con­ge­lado la subida de tipos al ob­servar un pe­li­groso en­fria­miento de la eco­no­mía.

Esta incertidumbre ha llevado al Ibex 35 a perder de nuevo la referencia de los 9.200 puntos, la semana pasada cerró con una caída del 1,5%, demostrando una vez más su incapacidad para consolidar los niveles claves reconquistados gracias al movimiento alcista de las últimas semanas.

Con todo, los inversores se han mostrado moderadamente satisfechos por la resistencia a las caídas, lo cual empieza a reflejar la mayor confianza de los operadores a la hora de apostar por los activos de riesgo. Ya incluso el Brexit empieza a quedar en segundo plano, pese a la nueva prórroga ante la falta de consenso en el Parlamento británico.

Los analistas han hecho cálculos sobre los costes de su salida de Europa y creen que ya están descontados de las valoraciones actuales. La preocupación se centra ahora más en la contracción del sector industrial en algunos países de la zona euro, refrendados por los recientes datos de actividad PMI del sector manufacturero, peores de lo previsto en especialmente en Alemania.

Esta debilidad ha provocado una nueva salida en tromba de accionistas del sector bancario, uno de los más afectados ante una nueva fase recesiva de la economía, tanto por el retraso en la subida de tipos como por la pérdida de negocio o los mayores niveles de riesgo de mora. La morosidad en la banca española, de hecho, ha subido de nuevo en enero por primera vez desde agosto de 2017.

Pese a abrirse un escenario complejo, los analistas consideran muy positivo el último, aunque fracasado, intento del selectivo español de romper resistencias al alza y creen que este deber ser un objetivo alcanzable en el corto plazo conforme se vaya despejando las incertidumbres en el panorama financiero y se vaya recuperando la confianza.

Como mal menor se podría esperar una prolongación de la actual fase lateral durante los próximos meses siempre que no se produzcan nuevos cisnes negros como un incremento de las hostilidades política entre EEUU y Corea del Norte o una ruptura definitiva en las relaciones comerciales entre EEUU y China. Algo que por el momento parece estar descartado, pero que conviene tener muy presente

Calendario semanal de Bolsa

Los datos de confianza y crecimiento económico marcarán el pulso de esta última semana en los mercados financieros internacionales, especialmente en la otra orilla del Atlántico, después de que la Reserva Federal haya cerrado la puerta a nuevas subidas de tipos para este año.

En la sesión de hoy lunes, el principal indicador previsto será el índice de confianza empresarial elaborado por el instituto económico alemán IFO del mes de marzo. Se espera una cierta estabilidad en torno a los 98,5 puntos.

Para la sesión del martes se espera el PIB de Francia y el índice de confianza consumidora GFK en Alemania, mientras que desde EEUU llegarán los permisos de construcción, la construcción de nuevas viviendas y el dato de confianza consumidora. Estos tres indicadores son importantes para comprobar si son ciertos los temores de desaceleración de la economía norteamericana.

El miércoles, los inversores deberán estar atentos a los datos de confianza consumidora en Italia y Francia, así como a balanza comercial y el índice hipotecario MBA.

Mucho más cargada de citas importantes vendrá la agenda financiera internacional del jueves. Este día está prevista la publicación de la cifra de inflación en España y Alemania, así como los índices de sentimiento económico, clima empresarial y confianza consumidora en la zona euro.

En Europa, además, se dará a conocer el agregado monetario M3, dinero en manos del público. Indicador utilizado por el BCE para medir las presiones inflacionistas. En EEUU se esperan las cifras de preventa de viviendas y la tercera estimación del PIB del cuarto trimestre del pasado ejercicio. Se estima una desaceleración de la economía norteamericana, hasta al 2,4%.

La última sesión de la semana y del mes de marzo, el viernes, será también muy intensa al menos en cuanto a referencias económicas, entre las que destacan la tasa de paro en Alemania, la confianza y el PIB en el Reino Unido, la inflación en Francia o el PIB, las ventas al por menor y la balanza por cuenta corriente en España. A ello hay que sumar la cifra de inflación en la zona euro, así como los gastos e ingresos personales, las ventas de casas nuevas o el dato de confianza de la Universidad de Michigan que llegarán desde EEUU.

Artículos relacionados