El con­se­jero de­le­gado, José Sevilla, des­taca el im­pulso a los pro­ductos de mayor valor aña­dido

Goirigolzarri apuesta por la fuerza comercial para el mayor crecimiento de Bankia

El pre­si­dente de Bankia prevé sumar 400.000 nuevos clientes e in­cre­mentar la cuota de ne­gocio

Jose Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia
Jose Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia

El pre­si­dente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha afir­mado este viernes que la en­tidad ha arran­cado el ejer­cicio 2019 “con una enorme fuerza co­mer­cial” que está per­mi­tiendo al banco elevar la con­ce­sión de nueva fi­nan­cia­ción para fa­mi­lias y em­presas y la cap­ta­ción de clien­tes. Durante su in­ter­ven­ción ante la Junta General de Accionistas ce­le­brada en Valencia, Goirigolzarri ha des­ta­cado que, tras cul­minar con éxito la in­te­gra­ción con BMN, “hoy somos una en­tidad per­fec­ta­mente in­te­grada, con pro­cesos y es­tilos de di­rec­ción to­tal­mente uni­fi­ca­dos, con un equipo unido y una cul­tura co­mún”.

Goirigolzarri ha recordado que, en los primeros meses del año 2018, en pleno proceso de integración con BMN, el dinamismo comercial se vio impactado, “pero en la segunda mitad del año, la actividad se recuperó con brío, creciendo mes a mes hasta cerrar el año con importantes incrementos de cuota en productos de inversión como préstamos al consumo o a empresas, así como en productos de valor como fondos de inversión o medios de pago”.

En este sentido, el presidente de Bankia ha afirmado que “la integración ha quedado atrás y que, por tanto, podemos concentrar nuestro foco y nuestro esfuerzo en lo más importante que es la atención a nuestros clientes”.

Goirigolzarri ha puesto en valor que, “como consecuencia de la excelente integración con BMN, hemos sido capaces de adelantar en un año el plan original de sinergias que en su momento anunciamos al mercado, lo que tiene un enorme valor desde el punto de vista estratégico”. Dinamismo comercial

Desde el punto de vista comercial, la entidad avanza en la consecución del objetivo de captación de clientes recogido en su Plan Estratégico 2018-2020, que prevé elevar hasta en 400.000 el número de clientes. Solo en 2018, Bankia ha conseguido ganarse la confianza de más de 120.500 nuevos clientes, y con mayor vinculación, ya que al término del ejercicio el banco contaba con 103.000 clientes más con los ingresos domiciliados.

En cuanto a la financiación a familias y empresas, Bankia trabaja para acelerar la consecución de estas metas durante los dos próximos ejercicios y mejorar su cuota de mercado. El banco cerró el año 2018 con una cartera de nuevas formalizaciones de hipotecas de 2.928 millones de euros, un 6% más, y de 14.484 millones en financiación empresarial (+13%).

“Creo, honestamente, que el año 2019 es el inicio de una nueva etapa para Bankia desde una triple perspectiva. En primer lugar, desde el punto de vista organizativo, porque los cambios en la dirección van a suponer un acicate para el banco; un nuevo ciclo desde el punto de vista de incorporación de talento, y un nuevo ciclo desde el punto de vista financiero”, ha apuntado.

En este sentido, Goirigolzarri ha reconocido que “las políticas de tipos de interés, junto con el desapalancamiento de la economía española en el sector privado, han provocado una continua presión sobre nuestros ingresos recurrentes”, si bien este año 2019 “puede marcar una ruptura de esta tendencia, aunque somos conscientes de que no vamos a contar en el corto plazo con un cambio en los niveles de tipos de interés”.

El presidente de Bankia ha indicado que “trabajamos cada día para ser el banco preferido por la sociedad española” y que, para conseguirlo, Bankia tiene “como referencia la satisfacción de nuestros clientes, un excelente gobierno corporativo, una permanente vocación de servicio a la sociedad y un respeto absoluto a nuestros principios y valores”.

“Somos conscientes de que el entorno no es fácil para el sector financiero, pero creo que tenemos ideas claras sobre cómo afrontar el futuro, y también tenemos planes y programas bien definidos”, ha subrayado Goirigolzarri.

Sevilla: Incremento en cuotas de negocio

Por su parte, el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, se ha referido al impulso dado en el último ejercicio a los productos de mayor valor añadido, como crédito al consumo y a empresas, fondos de inversión, y, adicionalmente, el crecimiento en medios de pago.

“Estos objetivos de negocio eran especialmente ambiciosos en el contexto de integración con BMN porque, normalmente, estos procesos suelen producir pérdidas más o menos relevantes en cuota de mercado, si bien, en nuestro caso, no ha sido así”, ha explicado.

Sevilla ha puesto en valor que la cartera de crédito al consumo de Bankia creció un 14,1% en 2018, lo que supuso una ganancia de cuota de mercado de 15 puntos básicos hasta el 5,57%. En crédito a empresas, el avance fue del 4,4%, lo que representó un crecimiento de 51 puntos básicos en la cuota de mercado, hasta el 7,42%. Además, en un ejercicio marcado por la negativa evolución de los mercados, la cuota de Bankia en fondos de inversión se elevó en 17 puntos básicos, hasta alcanzar el 6,55%, en línea con las previsiones recogidas en el Plan Estratégico.

En el mundo de los medios de pago, una línea de trabajo estratégica para el banco, la facturación de tarjetas de Bankia aumentó un 12,8%, lo que significó un crecimiento de cuota de mercado de 38 puntos básicos, hasta el 12%. Junto a ello, las ventas realizadas en comercios con los TPV de Bankia avanzaron un 15,2%, situando la cuota en el 12,4% (+33 puntos básicos).

Transformación digital

Goirigolzarri ha incidido en que el sector financiero en su conjunto se enfrenta a importantes retos estratégicos. “El cambio de hábitos de nuestros clientes, unido a una permanente revolución tecnológica, está dando lugar a cambios muy profundos. Entre ellos, los más visibles son la caída de las barreras de entrada en el sector, y la consiguiente incorporación de nuevos jugadores cuyo objetivo es quebrar el status quo actual”, ha subrayado.

En este sentido, el presidente de Bankia ha señalado que esta situación afecta de manera directa a todas las variables del negocio, “pero donde el reto es más evidente es en el impacto que todo esto tiene en nuestros canales de distribución”, es decir, “la convivencia entre los canales online y offline”.

La respuesta de Bankia a esta situación se asienta en una segmentación de la clientela en función de su nivel de digitalización, así como en función de su relación con el banco.

“Este esquema es lo que nos está permitiendo acompañar a nuestros clientes en su proceso de digitalización, de acuerdo con sus intereses”, ha añadido. De esta manera, Goirigolzarri ha resaltado que en 2019 más de la mitad de los clientes de Bankia serán digitales, mientras que ya el año pasado el 25% de sus compras se hizo por los canales online del banco.

“Aunque toda esta información indica que vamos en la buena línea, en el proceso de reflexión que hicimos internamente, concluimos que debíamos dar un avance cualitativo en nuestra transformación digital y, para ello, teníamos que trabajar en el corto, medio y largo plazo”, ha puntualizado Goirigolzarri.

Por ello, ha avanzado que Bankia ha incorporado este año a su plantilla a más de 200 profesionales, de los que 50 proceden de ramas como inteligencia artificial, big data o experiencia de clientes.

“Nos estamos dotando de especialistas en nuevas tecnologías”, ha dicho Goirigolzarri, al tiempo que ha afirmado “que también estamos incorporando a 150 personas en las redes comerciales que darán un impulso a nuestra actividad comercial”.

Según Goirigolzarri, “en Bankia estamos convencidos de que tenemos la obligación de garantizar a nuestros clientes la privacidad y seguridad de sus datos personales” y ello implica demostrar que las nuevas tecnologías son “inclusivas, transparentes y responsables”. “Esto es lo que nosotros defendemos desde Bankia, la ética digital”, ha remarcado.

Solvencia

En materia de solvencia, Goirigolzarri ha destacado que el fortalecimiento del balance de la entidad “es absolutamente prioritario para Bankia”. Así, el capital generado el pasado ejercicio 2018 ha permitido alcanzar el nivel de 13,8% de capital de máxima calidad, “lo que nos sitúa como la entidad más solvente entre los grandes bancos españoles”.

Gracias a ello, Bankia cuenta un superávit de capital sobre el mínimo regulatorio de 524 puntos básicos, lo que significa 4.313 millones de euros. Adicionalmente, la entidad continuó reforzando su solvencia con una emisión de AT1 por importe de 500 millones de euros, que se ha visto complementada con una nueva emisión de 1.000 millones de euros de TIER II y otra de 500 millones de senior preferred ya en el arranque de 2019. “Esta solidez de balance ha conducido a que, en el pasado mes de enero, la agencia de calificación Fitch anunciara una nueva mejora de nuestro rating”, ha subrayado el presidente de Bankia.

A ello se suma, ha explicado el consejero delegado, el importante proceso de reducción de activos improductivos por valor de 6.000 millones de euros acometido en 2018, que ha dejado la cifra en 10.900 millones, frente a los 16.900 millones de 2017. Esto supone que se ha conseguido más que duplicar el objetivo marcado de reducir 2.900 millones al año durante los tres años del Plan Estratégico.

Con todo, este plan de la entidad contempla como objetivo repartir entre los accionistas 2.500 millones de euros en el trienio. El dividendo correspondiente a los resultados de 2018, que hoy vota la Junta de Accionistas, asciende a 357 millones de euros, un 5% más que el ejercicio anterior, al tiempo que el exceso de capital generado en el ejercicio fue de 418 millones. De esta manera, la cuantía acumulada para remunerar a accionistas fue de 775 millones. Gestión responsable Además, Sevilla ha manifestado que las cuentas anuales que se someten a aprobación por parte de la Junta de Accionistas incluyen, por primera vez, un estado de información no financiera en el que se informa sobre aspectos medioambientales, sociales, en relación con los empleados, el respeto de los derechos humanos, la lucha contra la corrupción o cuestiones sociales.

Y entre estos datos ha destacado que “hoy un 56% de nuestros profesionales son mujeres, pero somos conscientes de la importancia de seguir gestionando activamente la diversidad y estamos tomando medidas para reforzar la progresión de las mujeres a puestos directivos”, ha subrayado, tras recordar que el objetivo es que en 2020 el 30% de las consejeras sean mujeres.

Por su parte, Goirigolzarri se mostró convencido que “la sostenibilidad de un proyecto, un sector o una empresa, pasa porque la sociedad lo encuentre útil”. Por ello, incidió, “hay que escuchar a la sociedad y entender lo que espera de nosotros”. Y en ese sentido, comentó que “la sociedad reclama que tengamos extraordinarios resultados, pero conseguidos a través de modos de hacer impecables”. Goirigolzarri informó que Bankia aprobó a comienzos de 2019 su segundo Plan de Gestión Responsable, que se desarrollará durante dos años. El primer pilar de este plan será “un Gobierno Corporativo excelente, implementado desde unos valores y principios bien asentados”, que deberá perseguir “la consecución de una diversidad equilibrada en todos los niveles de nuestra organización”.

El presidente añadió que Bankia debe “contribuir a la educación de nuestros conciudadanos, porque es la mejor forma de luchar contra la desigualdad”. Para ello, la entidad pretende potenciar, desde su Fundación, la Formación Profesional Dual, “ámbito en el que nos estamos convirtiendo en un referente”.

Compromiso medio ambiente

Bankia tiene también “un claro compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad del planeta”, expresó Goirigolzarri, “por lo que las recomendaciones sobre cambio climático impulsados por el G20 son parte fundamental de nuestras prioridades”. Para ello, la entidad evalúa periódicamente su contribución a la agenda 2030 de desarrollo sostenible de Naciones Unidas.

En este ámbito, el presidente de la entidad comunicó “que este ejercicio Bankia contribuye de manera prioritaria a nueve de los objetivos de desarrollo sostenible, entre los que se encuentran el trabajo decente y el desarrollo económico, la industria, la innovación, la infraestructura y la energía asequible y no contaminante”.

Artículos relacionados