DESDE EL PARQUET

Los ex­pertos e in­ver­sores con­si­deran muy com­pli­cado su perfil téc­nico y fi­nan­ciero

Acerinox última su programa de recompra de acciones con sensaciones discordantes

Estabiliza el valor del tí­tulo pero se queda corto para re­cu­perar lo per­dido

Acerinox
Acerinox

En este caso puede que val­ga,­mo­di­fi­cado, el dicho aquel de que no es metal todo lo que re­luce. Es el caso de Acerinox, cuyo pro­grama de re­compra de ac­ciones puesto en marcha a fi­nales del pa­sado mes de di­ciembre y ya en su recta final quizá haya lo­grado es­ta­bi­lizar la co­ti­za­ción de la com­pañía sobre los 9 euros por ac­ción des­pués del des­plome su­frido en el úl­timo tri­mestre de 2018. Pero apenas al­canza a lo­grar ese tercio de su precio en Bolsa y que a duras penas ha ido re­cu­pe­rando.

El plan tiene como objetivo la compra de 5,52 millones de acciones, un 2% del capital, con un importe máximo de 66 millones de euros. En la actualidad, Acerinox ya tiene recomprados más de 5,24 millones de títulos, un 95% del total del programa, a un precio medio de 9,25 euros cada uno, lo cual supone un total de 48,5 millones de euros muy por debajo del coste inicial previsto por el programa.

A pesar del apoyo logrado para la estabilización, los expertos siguen considerando complicado su perfil técnico y aconsejan ser prudentes a la espera de comprobar la evolución del valor una vez concluido el programa que está dando soporte a su cotización. De momento, la mayoría de indicadores técnicos de medio y largo plazo muestran todavía una preocupante tendencia bajista con un suelo en los 8 euros por acción.

Buena parte de los analistas fundamentales, sin embargo, consideran que el grupo tiene un alto potencial con una relación precio beneficio muy atractiva, su PER apenas supera las 11 veces, y un dividendo que ronda el 5% de rentabilidad. Todo ello sustentado en sus mejores resultados en más de una década con un beneficio neto de 237 millones de euros en 2018, con una facturación en ascenso y una deuda en progresivo descenso.

A ello se suman unas excelentes perspectivas para este año con la normalización de los inventarios en EEUU y Europa que unido a las expectativas de aumento de los precios del níquel ayudarán a mejorar la situación de los mercados en general y de los resultados de la compañía en particular.

Con estas bases, más de la mitad de los 19 analistas que siguen al valor recomiendan comprar, frente a los seis que se mantienen neutrales y los tres que aconsejan vender. Entre los más optimistas se encuentran los expertos de Renta 4. La firma recomienda sobreponderar con un precio objetivo de 14 euros por acción, lo cual supone un potencial de revalorización del 50% desde su actual precio de mercado.

Artículos relacionados