El pre­si­dente de Bankia llega a la junta del viernes tras marcar dis­tan­cias con di­rec­tivos de Rato

Valencia cuelga el traje de fallera y se anuda el de 'city' bancaria

Por se­gundo año, CaixaBank y Sabadell ul­timan sus reuniones sin es­ta­bi­lidad po­lí­tica en Cataluña

Jose Ignacio Gorigolzarri
Jose Ignacio Gorigolzarri

Valencia acaba de con­cluir sus grandes fiestas fa­lleras y ya se pre­para para acoger en los pró­ximos días las juntas de ac­cio­nistas de tres grandes bancos es­paño­les. La pri­mera será la de Bankia este vier­nes, des­pués de que su pre­si­dente, José Ignacio Goirigolzarri, de­cla­rara como tes­tigo ante la Audiencia Nacional y se dis­tan­ciara de al­gunos di­rec­tivos de la época de Rodrigo Rato. Tras sus cam­bios de sede a Valencia y Alicante, res­pec­ti­va­mente, CaixaBank y Sabadell re­gresan por se­gundo año con­se­cu­tivo a tie­rras va­len­cianas sin que en Cataluña se haya nor­ma­li­zado el clima po­lí­tico.

La Comunidad Valenciana deja atrás el estruendo pirotécnico de sus grandes fiestas anuales y ya se prepara para acoger en su territorio el desarrollo de las juntas de accionistas de tres de los grandes bancos con su sede social en Valencia y Alicante. Eso sí, ni en el caso de Bankia, de CaixaBank o de Sabadell se prevé que haya grandes quemas de 'ninots' como durante los festejos recién celebrados.

José Ignacio Goirigolzarri, el presidente de Bankia, afronta el encuentro con los accionistas de su entidad este viernes tras su declaración ante el juzgado de la Audiencia Nacional que investiga el caso Bankia. Durante su comparecencia como testigo, Goirgolzarri ha sido muy claro con la situación que se encontró ante el grupo que entonces presidía Rodrigo Rato y justificó algunas de las decisiones tomadas.

Entre otras cuestiones, el presidente de la entidad en manos del Estado se ha desmarcado de figuras como el exdirector financiero, Ildefonso Sánchez Barcoj, y del exdirector de auditoría interna, Miguel Ángel Soria, ya que no podía confiar en ellos tras su trabajo en esos cargos para el grupo bancario.

En cambio, José Ignacio Goirigolzarri ha justificado el mantenimiento en sus cargos del exconsejero delegado de Bankia, Francisco Verdú, y el exinterventor general, Sergio Durá. El veterano banquero tampoco cargó contra su antecesor, Rodrigo Rato, y precisó que la rectificación de las cuentas fue por cómo se había agudizado la crisis que ya se vivía en el país desde años antes.

No obstante, tanto el presidente de Bankia como su consejero delegado, José Sevilla, deberán confirmar los objetivos de su nuevo plan estratégico ante la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de no subir los tipos de interés oficiales hasta finales de este año como muy pronto.

Algunas espinas

Los accionistas del Banco Sabadell serán los siguientes en acudir a la cita anual, por segundo año consecutivo en Alicante. Tanto el presidente del grupo, José Oliu, como su consejero delegado, llegarán más que preparados a la junta anual para responder a aquellos que cuestionen la compleja migración tecnológica de su filial británica TSB y que ha generado un importante agujero en los resultados conseguidos durante el pasado ejercicio. También es posible, si no se aclara antes, de que haya algunas cuestiones sobre la venta de Solvia, su filial inmobiliaria.

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, y su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, tienen cita con sus accionistas el 5 de abril en Valencia. Ambos se trasladarán hasta la capital valenciana con un ambiente laboral algo más que crispado, tras los continuados desencuentros con los sindicatos para la aplicación de un ERE sobre más de 2.000 trabajadores, una medida ya anunciada a finales de 2018 con el nuevo plan estratégico.

Eso sí, ni la cúpula del Sabadell ni la de CaixaBank tendrán que dar muchas explicaciones de por qué se celebra la junta fuera de Cataluña. El clima político en su territorio de origen no se ha estabilizado, incluso se ha enconado con algunos asuntos, motivo por el que trasladaron sus sedes sociales convirtiendo a la Comunidad Valenciana en la región con mayor relevancia bancaria.

El caso de Bankia es distinto, ya que se fijó en Valencia su sede social con la integración de Bancaja, mientras que la sede operativa se mantiene en Madrid, en la misma Torre Kio que ya albergaba a la antigua Caja Madrid.

Artículos relacionados