Zegona sigue ele­vando su par­ti­ci­pa­ción en la ope­ra­dora vasca, en medio de ru­mores cor­po­ra­tivos

Los inversores agitan el capital de Euskaltel y MásMóvil, con caminos opuestos en Bolsa

La fa­mi­lias Ybarra Careaga y Grupo Mayoral suman y si­guen en el cuarto ope­ra­dor, donde han con­se­guido grandes ga­nan­cias.

MasMovil
MasMovil

El ca­pital de las ope­ra­doras me­dianas de la bolsa es­pañola se mueve. Algunos de sus in­ver­sores de re­fe­rencia lo han agi­tado en estos úl­timos días, con ventas y com­pras sig­ni­fi­ca­tivas que no han pa­sado des­aper­ci­bidas para los grandes in­ver­so­res, siempre atentos a lo que se cuece entre los so­cios más y mejor in­for­mados de dos com­pañías en el ojo del hu­racán cor­po­ra­tivo y con dos mo­mentos muy di­fe­rentes en el par­qué.

Lo más destacado ha ocurrido en Euskaltel, donde Kutxabank ha vendido un 1,4% del capital y ha reducido su participación por debajo del 20%. Una operación táctica en una compañía que ha dado la vuelta a la tortilla en Bolsa y que después de tres años de perfil muy bajo (de fuertes caídas en el caso de 2016, cuando perdió cerca de 500 millones de euros de capitalización) ha remontado el vuelo con una subida de alrededor del 20%.

La compañía se benefició en el comienzo de este año de las especulaciones sobre una posible compra por parte de Orange, que la compañía francesa frenó en seco el pasado mes de febrero. Pero lejos de flaquear, ha consolidado las fuertes ganancias alcanzadas, con el apoyo de un accionista controvertido como Zegona, un comprador muy activo de acciones en el mercado y que se está moviendo mucho en Euskaltel desde que amplió capital en febrero por 113 millones precisamente para financiar estas compras.

Zegona podría haber sido el principal receptor de los títulos que ha vendido Kutxabank. Dueño de un 15% de las acciones (por encima del 11% de Corporación Alba y el 4,5% de Abanca), quiere seguir ganando peso en el accionariado y en la toma de decisiones en una compañía que ha pasado por una larga travesía por el desierto y para la que Zegona ha reclamado nuevos usos y costumbres. De momento, la subida en bolsa da tiempo al equipo gestor.

En otro ciclo bursátil está MásMovil, la gran estrella del mercado en los tres últimos años, cuando su valor en bolsa casi se multiplicó por 10 desde los 260 hasta los 2.350 millones de euros. Una subida vertical e imparable que ha frenado en 2019 (la acción cae algo más de un 5%), cuando los inversores están reevaluando la compañía y analizando cuánto de su actual crecimiento (muy superior a la media) está ya descontado en su valoración bursátil.

Con la acción en plena tregua, dos de los accionistas clásicos de la 'teleco' ha pasado a la acción. Uno es la familia Ybarra Careraga, que a través de su hólding Onchena ha elevado su participación en MásMóvil desde el 14,25% hasta el 14,45%. La familia, que entró en el capital en 2016, quiere ampliar el idilio con una compañía que ha llenado sus alforjas (como Europac, de la que salió tras la OPA de DS Smith) como ningun otra en los últimos años.

Además, Indumenta Pueri (Grupo Mayoral) ha elevado su participación desde el 8,70% hasta el 8,80% y se refuerza como tercer accionista de la compañía.

La tregua en la cotización también ha movilizado a los consejeros y directivos del grupo, que en la primera semana de marzo compraron acciones por valor de 1,3 millones de euros. Una demostración de confianza en la compañía que espera recompensa en bolsa, también entre las especulaciones de los analistas, que siempre han considerado a MásMóvil como valor muy opable por tamaño y por estructura accionarial.

Artículos relacionados