DESDE EL PARQUET

Rovi, algo más que avances clínicos

Las in­ves­ti­ga­ciones para el tra­ta­miento de la ez­qui­zo­frenia han puesto a Rovi de nuevo en el radar de los in­ver­sores des­pués de los in­tensos ajustes pos­te­riores a los má­ximos de enero. El la­bo­ra­torio far­ma­céu­tico ha in­for­mado sobre los po­si­tivos re­sul­tados de su es­tudio pi­votal Prisma-3, un en­sayo ya en fase III de Doria (Risperidona ISM,) un no­ve­doso an­ti­si­có­tico in­yec­table men­sual.

Los ensayos reflejan una importante reducción estadística en los pacientes tratados con este medicamento respecto a los tratados con placebo.

Estos ensayos, por tanto, proporcionan la evidencia clínica de que Risperidona ISM permite controlar de forma significativa los síntomas en pacientes esquizofrénicos con exacerbación aguda de la enfermedad, mediante inyecciones mensuales y sin necesidad de usar dosis de carga ni suplementar con risperidona oral. Así lo ha asegurado el doctor Christopher Correll, profesor de Psiquiatría y Medicina Molecular en la Facultad de Medicina Donald and Barbara Zucker de Hofstra/Northwell en Hempstead (Nueva York, EEUU).

A la vista de estos resultados, también documentan un perfil de seguridad favorable coherente con los datos conocidos de risperidona oral, el doctor Correll considera que Risperidona ISM, si obtiene la aprobación, “podría representar una opción terapéutica de primera línea para aquellos pacientes esquizofrénicos cuyos médicos, ellos mismos y las familias consideran que la risperidona es el tratamiento de elección”.

Rovi confía en que estos excelentes y robustos resultados de eficacia y seguridad permitan avanzar rápido con el registro en EEUU y en Europa para luchar contra una enfermedad que en muchas ocasiones sigue siendo grave, crónica e incapacitante. En base a estos resultados positivos, y al resto de los datos del producto, la compañía quiere presentar un NDA (New Drug Application), es decir, el dossier de registro en EEUU ante la FDA (Food and Drug Administration), en la segunda mitad de 2019.

Este producto cuenta con un mercado de grandes proporciones. Según estimaciones del sector, entre el 3% y el 5% del gasto sanitario total se dedica al tratamiento de la esquizofrenia. Estos ensayos además confirman la eficacia y seguridad de la tecnología patentada por la compañía y que puede ser aplicable a otras enfermedades.

La reacción del mercado ha sido inmediata frenando la intensa recogida de beneficios producida tras los máximos a finales del pasado mes de enero en 19,4 euros por acción. Una sacudida que había situado su precio por debajo de los niveles de principios de año. El impulso obtenido con esta noticia ha puesto al valor de nuevo en terreno positivo.

Una vez asentado y consolidado el soporte sobre los 17 euros por acción, los expertos técnicos creen muy factible un nuevo movimiento al alza de cara a recuperar y superar sus recientes máximos en el medio plazo, máxime si se siguen confirmando las excelentes noticias respecto a sus investigaciones.

Artículos relacionados