ACS y Atlantia pasan a Abertis el 'macrocrédito' de 10.000 millones con que compraron la compañía

Abertis
Abertis

ACS y la italiana Atlantia traspasarán a Abertis el 'macrocrédito' de casi 10.000 millones de euros que firmaron con una treintena de bancos para comprar conjuntamente esta compañía de autopistas.

La operación se realiza a modo de 'pago' de dividendo extraordinario que el grupo de concesiones aprueba en su junta de accionistas de este martes, 19 de marzo.

Así, Abertis, en vez de abonar un dividendo en efectivo, asumirá todas las obligaciones que sus dos socios, el grupo que preside Florentino Pérez y la compañía participada por la familia Benetton, tienen ante las entidades financieras que les concedieron dicho préstamo de, concretamente, 9.834 millones de euros.

A pesar de ser no suponer un pago en efectivo, este dividendo extraordinario se convertirá en uno de los mayores de la historia empresarial española.

Además, también se pagará a los accionistas minoritarios que no acudieron a la OPA y se mantienen en Abertis con una participación conjunta del 1,3%.

La compañía que preside Marcelino Fernández Verdes repartirá 129 millones de euros entre los titulares de estas acciones, a razón de unos 11 euros por acción.

Abertis también aprobará en su junta del martes el tradicional dividendo ordinario a cuenta de los resultados de 2018, de 0,96 euros brutos por acción, importe un 20% superior al del pasado año.

ACS y Atlantia recibirán un total 863,7 millones de euros, en esta ocasión en efectivo, de esta retribución ordinaria en virtud de la participación del 98,7% que suman en Abertis.

La compañía italiana controla un 50% más una opción en la firma de autopistas, y ACS un 30% de forma directa y otro 20% indirecto, a través de su constructora alemana Hochtief.

PENDIENTE DEL PLAN ESTRATÉGICO Y EL SUPREMO. Abertis celebra su primera junta de accionistas ordinaria tras la toma de control de ACS y Atlantia mientras está pendiente de lanzar una emisión de bonos para reestructurar su pasivo, de presentar su nuevo plan estratégico y de un fallo del Tribunal Supremo sobre el importe que casi 3.000 millones que reclama al Estado por la AP-7.

Con el lanzamiento de una emisión de bonos de hasta 3.000 millones, el grupo pretende reestructurar uno de los tres tramos del pasivo que 'heredará' de sus accionistas, toda vez que otro se liquidará con las ventas de Cellnex e Hispasat.

En paralelo, ACS y Atlantia ultiman el nuevo plan estratégico de Abertis que se orientará al crecimiento de la firma, especialmente en mercados estratégicos en los que aún no está presente como es Estados Unidos.

Asimismo, Abertis está a la espera de un inminente fallo del Tribunal Supremo sobre el contencioso que mantiene sobre el Estado por una modificación realizada en el contrato de concesión de un tramo de la autopista AP-7 a su paso por Cataluña en 2006.

En caso de que el Alto Tribunal ratifique el fallo a favor de la empresa que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid emitió en 2017, el Estado deberá pagar a Abertis unos 2.000 millones como compensación por caídas de tráfico. Los 890 millones restantes, correspondiente a obras realizadas, se abonarán cuando en 2021 concluya la concesión de la autopista.

Artículos relacionados