Monitor de Consumo Bancario

El su­per­visor prevé una subida de los tipos a tipo fijo

El BdE anticipa que la nueva ley encarecerá las hipotecas

El mer­cado reac­cio­nará a la nor­ma­tiva en­du­re­ciendo las con­di­ciones de ac­ceso al cré­dito

Hipotecas
Hipotecas

La nueva ley hi­po­te­ca­ria, re­cién apro­bada por el Parlamento, ha re­ci­bido tanto aplau­sos, por su apuesta clara por la trans­pa­rencia en la re­la­ción ban­co-­cliente, como crí­ti­cas, por su ti­bieza y su falta de va­lentía al des­cartar la re­tro­ac­ti­vidad de sus dis­po­si­ciones o la in­su­fi­ciente res­tric­ción de las vin­cu­la­ciones a pro­ductos como los se­gu­ros. Ahora le ha to­cado 'meter baza' al Banco de España (BDE), que prevé una subida ge­neral del coste de los prés­tamos por vi­vienda pro­vo­cado por la nueva le­gis­la­ción.

En concreto, el órgano regulador financiero español considera que la banca activará su instinto de protección para escudar sus beneficios frente a algunas de las disposiciones que más fortalecen la posición del usuario, como las limitaciones impuestas a las comisiones por amortización anticipada, el coto a los desahucios o el más ecuánime reparto de los gastos de constitución del préstamo. Las entidades, según el pronóstico, subirán los diferenciales y estrecharán el filtro de la financiación.

Así lo ha plasmado el supervisor en un informe publicado recientemente, el cual enfatiza el mayor riesgo que implica la nueva Ley Hipotecaria para aquellas entidades que concedan una hipoteca a tipo fijo. Recordemos que la norma recorta a la mitad las comisiones de amortización anticipada para hipotecas de tipo fijo (2% durante los 10 primeros años y 1,5% después). El documento expedido por el BDE defiende que los bancos, viendo amenazados sus balances por estas condiciones, se cubrirán las espaldas incrementando la parte del precio que está bajo su potestad: el diferencial.

No obstante, el informe del organismo oficial agrega una nota de optimismo al añadir que, en un momento en que las entidades tiran los precios por la ventana en una auténtica guerra comercial para hacerse con la nueva generación de clientes, las propias circunstancias de extrema competencia limitarán la subida excesiva de diferenciales.

¿Coto a los desahucios? Pues ponemos condiciones más duras para los préstamos

La nueva norma también protege más a los hipotecados contra los embargos. Antes, para ejecutar la hipoteca bastaba con que el cliente hubiera dejado de pagar tres meses durante la primera mitad del préstamo. La normativa recién aprobada eleva los meses de impago para ejecutar la hipoteca a 12 meses o el 3% del total del capital prestado. Si el impago de cuotas tenía lugar en la segunda mitad de la duración del préstamo, las cuotas vencidas y no satisfechas debían equivaler a 12 meses. Con la nueva ley, el impago tendrá que suponer el 7% o 15 meses.

Estas condiciones suponen que los bancos tardarán más en recibir una compensación si el cliente falta a sus obligaciones. Por tanto, el BDE adelanta la estrategia de las entidades argumentando que esta protección mejorada al deudor "podría traducirse en un cierto endurecimiento de las condiciones crediticias, sobre todo en las aplicadas a los deudores con un mayor perfil de riesgo".

Por último, el BDE considera que, en líneas generales, las más estrictas condiciones de transparencia e información incluidas en la ley contribuirán a reducir la enorme masa de pleitos que actualmente desborda los juzgados. Además, la reducción de los costes y la mayor estandarización de las cláusulas contractuales podría suponer "un aumento de la competencia, tanto a nivel nacional como europeo".

Artículos relacionados