Se ba­raja co­locar en el mer­cado entre un 15% y un 17% del ca­pital que saldrá del fondo Previ y Banco do Brasil

Iberdrola mantendrá el control de la brasileña Neoenergia pese a su salida a Bolsa

Galán con­si­dera a Brasil un mer­cado es­tra­té­gico para la com­pañía y uno de los de mayor cre­ci­miento

Ignacio Sánchez Galan, Iberdrola
Ignacio S. Galán, pte. de Iberdrola.

Iberdrola tiene de­ci­dido man­tener el con­trol en la eléc­trica bra­si­leña Neonergia pese a la sa­lida a la bolsa pre­vista para el se­gundo tri­mestre de este año. Los tres ac­cio­nis­tas, Iberdrola (52,45%), el fondo es­tatal de pen­siones Previ (38,21%) y Banco do Brasil (9,34%) han acor­dado sacar al mer­cado una par­ti­ci­pa­ción que es­tará entre el 15% y el 17% de las ac­ciones para apro­ve­char la buena si­tua­ción del mer­cado y los re­sul­tados de la em­presa.

La eléctrica española que preside Ignacio Sánchez Galán considera a Neoenergia como una empresa clave en su actividad en Brasil, razón por la cual quiere seguir ejerciendo el control. Pese a estar de acuerdo con la decisión de los otros dos accionistas -Banco do Brasil y Previ han sido los dos accionistas que lo han solicitado-, la compañía tiene decidido mantener el poder de decisión en la estrategia de la empresa. Se prevé un free flow de más del 15% del capital.

Banco do Brasil se ha pronunciado a favor de desprenderse del 9,34% del capital que tiene en Neoenergía, mientras que el fondo Previ baraja quedarse con el 32% de la compañía carioca. El porcentaje que se estaría hablando sería de entre un 15% y un 17%. Dicho porcentaje saldría del 9,34% de Banco do Brasil; en torno a un 6% que vendería Previ, y un 1% que podría vender Iberdrola. La eléctrica española quiere mantener como mínimo un 51%.

Un mercado estratégico

Brasil es uno de los mercados estratégicos de Iberdrola y uno de los de mayor crecimiento. El ejercicio pasado la empresa aumentó su beneficio un 287%. La compañía obtuvo un beneficio neto de 1.594 millones de reales (369 millones de euros). La eléctrica atribuyó estos resultados positivos a los ajustes tarifarios de sus distribuidoras en Brasil y a la incorporación en 2017 de la energética Elektro.

La salida a Bolsa de Neonergía no es el primer intento que se produce. En 2017, los tres accionistas acordaron también poner en el mercado una parte del capital, pero tuvieron que desistir en el intento debido a las malas expectativas bursátiles. La situación política del país y los propios resultados de la empresa tampoco ayudaron en la privatización.

El precio que se barajó en noviembre de 2017 fue de entre 15,02 reales (unos 4,5 dólares) y 18,5 reales (5,56 dólares), lo que suponía valorar la empresa en unos 5.100 millones de euros. La salida a Bolsa forma parte de los acuerdos que suscribieron los tres accionistas previos a la fusión entre Neonergia y Elektro.

Mejores perspectivas que en 2017

La situación actual es diferente. Por un lado, el entorno político se ha aclarado. En las elecciones del 28 de octubre pasado, el ultraderechista Jair Bolsonaro del Partido Social Liberal ganó las elecciones por un 52,21% de los votos a su opositor el progresista Fernando Haddad (44,79%), del Partido de los Trabajadores. La propia Bolsa ha recuperado su atractivo por lo que hacen viable la Oferta Pública Inicial de acciones.

La empresa prevé iniciar los trámites para su colocación bursátil en las próximas semanas. Con esta operación, se incorporará a la bolsa de Sao Paulo una de las mayores compañías eléctricas brasileñas y supondrá el nacimiento de un líder energético en Latinoamérica. Recientemente, Neoenergia se adjudicó proyectos de redes en Brasil por más de 1.300 millones.

Con 13,6 millones de clientes -distribuye electricidad a través de Coelba, Celpe, Cosern y Elektro-. Neoenergia- reparte energía a 34 millones de personas, lo que equivale a casi el 20% de la población brasileña. La eléctrica está presente en 16 estados y trabaja como una compañía integrada en energía, tanto en generación, transporte, distribución y comercialización.

En el área de generación, entre activos en operación como en construcción, el grupo tiene una capacidad instalada de 4,5 gigavatios (GW). Con un área de concesión de 836.000 kilómetros cuadrados, abarca casi a 1.000 municipios.

Artículos relacionados