DESDE EL PARQUET

Ruido de fondo en el sector bancario

En el mer­cado se habla de la ne­ce­sidad de un pro­ceso de con­so­li­da­ción en el sector ban­cario eu­ropeo y una de las apuestas para dar el primer paso era el Deutsche Bank. Especulaciones que se han visto con­fir­madas tras la de­ci­sión de la en­tidad ale­mana de ini­ciar con­ver­sa­ción con el Commerzbank sobre una fu­sión.

Ambos bancos se encuentran abiertos a explorar las mejores opciones estratégicas con el fin de resolver el deterioro prolongado de sus cuentas y la caída de sus acciones. Las conversaciones reflejan la voluntad cada vez mayor por parte de la dirección de Deutsche Bank de participar en un proceso de consolidación, mientras los directivos del banco siguen contemplando una fusión como una alternativa, según fuentes cercanas al grupo citadas por el periódico Welt am Sonntag.

Este nuevo acercamiento, fraguado en la segunda mitad de febrero y destapado en estos días, ha sido propiciado por las presiones del Gobierno germano, preocupado por la progresiva caída del rendimiento de los principales bancos del país en un momento en que la economía vuelve a dar síntomas de debilidad.

Muchos operadores creen que este movimiento de fusión, si finalmente se confirma esta fórmula, deberá abrir paso a un nuevo e intenso efecto dominó en el resto de Europa, donde hay muchas entidades bajo la lupa especialmente en Italia. Las entidades transalpinas han sido señaladas en numerosas ocasiones por los grandes operadores por no haber hecho los deberes durante la crisis y ahora pueden verse forzadas a tomar medidas más drásticas con los riesgos que eso conlleva.

En España, se encuentra en marcha la posible fusión entre Unicaja y Liberbank, con Abanca muy pendiente en caso de que finalmente la operación no llegue a buen puerto. Pero los expertos creen que todavía se deben producir más fusiones para afrontar los nuevos riesgos bancarios derivados de la creciente competencia y con un horizonte de tipos bajos nuevamente ampliado.

En este sentido, los expertos creen que los próximos meses serán claves para aprovechar la nueva ronda de liquidez anticipada por el BCE que deberá beneficiar sobre todo a los bancos españoles e italianos.

Artículos relacionados