DESDE EL PARQUET

MásMóvil, un plan más que atractivo

Se acaba de cum­plir un año desde que MásMóvil re­gis­trara sus má­ximos ab­so­lutos a un paso de los 26 euros por ac­ción, sor­pren­diendo a pro­pios y ex­traños te­niendo en cuenta su es­casa tra­yec­toria en el mer­cado con­ti­nuo. Los acuerdos al­can­zados y la es­tra­tegia adop­tada, con­vir­tién­dose en el cuarto ope­rador de te­le­fonía in­te­gral de España, le per­mi­tieron mul­ti­plicar por cinco su co­ti­za­ción en apenas unos me­ses.

A partir de entonces, sin embargo, el valor ha entrado en una profunda depresión que según los expertos debería estar llegando a su fin. De hecho, los expertos de Renta 4 han iniciado la cobertura del valor con una recomendación de sobreponderar tras fijar su precio objetivo en 27 euros por acción. Esta valoración supone un potencial de subida superior al 50% desde su actual precio de mercado.

La firma destaca la positiva evolución del grupo en la captación de líneas a lo largo de 2018. MásMóvil captó el 96% del total del alta de líneas netas de banda ancha, elevando su cuota de mercado hasta en torno al 6,6% y más del 100% de las de telefonía móvil, ampliando su cuota hasta casi el 13%. Estos expertos prevén además que en los próximos cuatro años el mercado de banda ancha seguirá creciendo a buen ritmo y la operadora lo hará incluso mejor hasta alcanzar una cuota de mercado del 11%.

El grupo cuenta además con un ambicioso plan para los dos próximos años con un fuerte crecimiento de ingresos, ampliación de márgenes operativos, consumo de caja elevado y leve desapalancamiento. Un plan atractivo en líneas generales, aunque los analistas de Renta 4 se muestran bastante más conservadores y aun así apuestan abiertamente por el crecimiento de la compañía de telecomunicaciones.

De momento, sin embargo, las acciones de MásMóvil registran descensos de cerca del 10% en este arranque de ejercicio, profundizando la tendencia correctiva puesta en marcha en marzo del año pasado. Los expertos técnicos, de hecho, consideran que podría no haber tocado fondo todavía. Para ello debe consolidarse primero sobre el soporte en torno a los 17,5 euros por acción, si no corre el riesgo de hundirse hacia los 16 euros antes de iniciar el rebote esperado.

Artículos relacionados