DESDE EL PARQUET

Cellnex, esfuerzo inversor

La re­ciente am­plia­ción de ca­pital apro­bada por el con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción no le ha sen­tado nada bien a la co­ti­za­ción de Cellnex. El nuevo es­fuerzo exi­gido a los ac­cio­nistas para se­guir fi­nan­ciando su cre­ci­miento ha pro­vo­cada la in­me­diata sa­lida de pe­queños in­ver­sores con­tra­rios a asumir el pago o a ver di­luido su por­cen­taje.

La fuerte retirada inicial tras el anuncio de la operación se ha llevado por delante buena parte de la escasa rentabilidad en el conjunto del año.

La ampliación ascenderá a 1.200 millones de euros, casi un tercio del capital de la compañía antes de la operación, y contará con un derecho de suscripción preferente para los actuales accionistas. El precio será de 17,89 euros por cada acción nueva, lo cual supone un descuento del 20% respecto al precio de 23,66 euros alcanzado al cierre de un día antes. Un buen precio que ha evitado una fuga mayor de accionistas.

El grupo que gestiona redes de telecomunicaciones prevé invertir dichos fondos en proyectos de crecimiento vía adquisición, cuya materialización se hará de forma gradual a medio plazo. Desde su salida a Bolsa en mayo de 2015, Cellnex ha acometido inversiones o compromisos de inversión por un importe total de 4.000 millones de euros, con un múltiplo de Ebita estimado del orden de 14 veces.

Estas inversiones le permitirán adquirir o construir 21.500 infraestructuras hasta 2027 para alcanzar un total de 29.000 infraestructuras junto a las que ya poseídas, así como desarrollar su actividad en seis países europeos, ampliando el número de emplazamientos de telecomunicaciones bajo gestión.

ConnecT, principal accionista de la compañía con el 29,9% del capital, se ha comprometido a suscribir su porcentaje de acciones correspondiente en la ampliación, al igual que Criteria con un 6%. Los miembros del consejo de administración y directivos, con un importe agregado del 0,03% del capital social, también han asumido este compromiso.

La duda para el éxito de la operación es si el resto de principales accionistas, entre los que se encuentran los fondos de inversión Blackrock, Atlantia o Threadneedle, con más de un 20% del capital siguen el ejemplo. El período de suscripción preferente se extenderá durante 15 días desde su publicación en el Borme realizada el 1 de marzo.

Las dudas por la ampliación han intensificado la lógica retirada de beneficios que se venía produciendo desde los máximos absolutos del grupo registrados el pasado 15 de febrero al tantear los 25 euros por acción. En apenas un par de semanas, el valor ha perdido más de un 7% reduciendo al mínimo sus avances anuales y, lo más importante, rompiendo el suelo de la tendencia alcista que venía desarrollando.

Si no logra recuperar en las próximas sesiones estos niveles, señalan los analistas técnicos, corre el riesgo de acentuar la corrección para deslizarse por debajo de los 22 euros por título.

Artículos relacionados