SEGUROS E HIPOTECAS

Casi cuatro mi­llones de hi­po­te­cados cuentan con esta co­ber­tura

Los seguros de vida funcionan y liquidan cada año la hipoteca de 4.700 familias

Marbella, me­dalla de oro en la lista de in­dem­ni­za­ciones con 93.000 euros de media

frutos_unespa
Pilar de Frutos, Unespa.

Quien tiene un se­guro de vida, sobre todo re­la­cio­nado con la hi­po­teca, tiene un te­soro. Eso sí, no lo dis­fru­tará sino su fa­milia y he­re­de­ros. Cada año, este tipo de se­guro de vida li­quida la deuda hi­po­te­caria de 4.700 fa­mi­lias tras el fa­lle­ci­miento del ti­tular del prés­tamo, con un im­porte total abo­nado de 166 mi­llones de eu­ros, según el in­forme 'La fa­ta­li­dad, en el peor mo­men­to', rea­li­zado por Unespa, que aborda las pres­ta­ciones de este pro­ducto en España.

El estudio, hecho público por la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA), analiza las muertes de asegurados acaecidas entre junio de 2017 a mayo de 2018. Sus conclusiones apuntan que en España ya hay 3,8 millones de hipotecados que cuentan con un seguro de vida.

Este tipo de cobertura está enfocada a evitar que la familia sufra estrecheces económicas si alguno de los titulares del préstamo fallece y se pierden sus ingresos, ya que salda la deuda pendiente con la entidad financiera.

La edad más habitual a la que perecen personas aseguradas con deudas pendientes son los 56 años. No obstante, los datos reunidos muestran que no es extraño que los endeudados fallezcan más jóvenes: uno de cada cinco asegurados tenía menos de 46 años en el momento de su muerte. Además, el 75% de los decesos se producen con menos de 60 años de edad. Protección contra muertes prematuras

El período medio que transcurre entre la contratación del seguro y el deceso del cliente es de 11,3 años, aunque en un 40% de los casos al asegurado 'le llega la hora' en los primeros cinco años de vigencia del seguro. Estas muertes inesperadas, según UNESPA, subrayan la importancia del producto para la estabilidad económica de la familia, ya que en estos casos la deuda está pendiente casi en su integridad.

En cuanto a la cuantía de la prestación, la cantidad media que entrega la aseguradora por fallecimiento es de 34.783 euros, existiendo casos en los que la empresa abonó una cifra superior a los 324.000 euros.

Las ciudades de Madrid, Barcelona, Sevilla o Valencia agrupan, juntas, una de cada cinco muertes de personas con hipoteca y seguro. Sin embargo, a la cabeza del ranking de indemnizaciones más elevadas se encuentra la localidad de Marbella (Málaga). Allí, el seguro de vida pagó 93.136 euros de media a los familiares del fallecido. En segundo puesto aparece San Sebastián (Guipúzcoa), con 76.607 euros.

Artículos relacionados