Las grandes firmas in­ter­na­cio­nales pro­yectan la ac­ción por en­cima de 8 euros

Avalancha de mejoras de precios objetivos para Iberdrola tras las nuevas metas

El mer­cado da cre­di­bi­lidad a la hoja de ruta de la 'utility', en má­ximos his­tó­ricos

Ignacio Galan
Ignacio Galan

Iberdrola vive mo­mento de 'impasse' en bolsa. La ac­ción de la pri­mera 'utilitie' es­pañola con un valor de mer­cado de más de 47.000 mi­llones de euros se mueve poco en los úl­timos días, an­clada en unos má­ximos his­tó­ricos que se en­cuen­tran en plena di­ges­tión. Pero cuya su­per­ación, al menos a la vista de las úl­timas re­vi­siones de los pre­cios ob­je­tivos que están rea­li­zando los grandes ana­listas in­ter­na­cio­na­les, pueden ser cues­tión de tiempo.

Las firmas están en plena valoración de las revisadas líneas maestras del plan estratégico del grupo que preside Ignacio Sánchez Galán hasta 2022. Y la respuesta no ha podido ser más contundente. BPI, Morgan Stanley, Exane BNP Paribas, Mediobanca, Société Générale, Independent Research, Citigroup, Goldman Sachs, y Alantra han elevado sus precios objetivos desde el pasado martes hasta niveles que en lo cinco primeros casos superan holgadamente los 8 euros por acción y en los otros se quedan a las puertas.

¿Qué significan estas mejoras? Básicamente, que una buena parte del mercado está dando la máxima credibilidad a la renovada hoja de ruta del grupo. Las previsiones pasan ahora porque los anteriores topes de resultados se convierten ahora en un suelo. Iberdrola obtendría un beneficio neto entre 3.700 y 3.900 millones de euros en 2022, con un 'ebitda' superior a los 12.000 millones de euros. Y en línea crecería también el dividendo del grupo.

La compañía ha fijado un mínimo de 0,40 euros brutos en 2022 que ha movilizado a los analistas. Todos los que han actualizados sus precios objetivos desde la presentación del martes en Londres establecen precios objetivos iguales o muy mayoritariamente superiores a los máximos históricos de 7,40 euros de este mes de febrero en medio de un consenso comprador que se mantiene intacto en los últimos meses. Dos terceras partes de los analistas recomiendan comprar.

"La acción de Iberdrola está sufriendo cierto mal de altura y es lógico. No ha dejado de subir desde octubre del año pasado, cuando corrigió hasta los 6 euros. Ha entrado mucho dinero en el valor y ahora se está produciendo una realización de beneficios muy suave que impide que la acción siga subiendo. Es época de consolidación, porque la acción apenas ha bajado desde máximos. Es el mayor signo de fortaleza posible por ahora", señalan fuentes bursátiles.

Las mismas fuentes aseguran también que el mercado ha recibido muy positivamente que la compañía no contemple ningún tipo de adquisición. En la actualización del plan, Sánchez Galán aseguró que el crecimiento orgánico es el pilar sobre el que gira el grupo a cuatro años vista. Hasta entonces el grupo invertirá 34.000 millones de euros y espera cerrar 2022 con un ratio de flujo de caja sobre deuda neta superior al 24%.

En este escenario, Iberdrola afronta ahora el reto de hacer buenas las previsiones de las firmas de análisis más optimistas con la compañía, que en lo que va de año sube algo menos que el Ibex 35 aunque está en línea con el resto de 'utilities'. Con el listón muy alto tras la revisión del plan , Iberdrola se ganado a la comunidad de los analistas pero tendrá que hacer frente en Bolsa a unos niveles de precios muy exigentes ya.

Artículos relacionados