DESDE EL PARQUET

Aperam vuelve al escaparate

Los só­lidos re­sul­tados de Aperam co­rres­pon­dientes al 2018 han puesto de nuevo en el es­ca­parte los tí­tulos de la com­pañía si­de­rúr­gica lu­xem­bur­guesa, an­tigua fi­lial de Arcelor, que tam­bién co­tiza en el mer­cado es­pañol.

El beneficio por acción obtenido el pasado ejercicio ha superado con creces las expectativas del consenso del mercado, a pesar de que tanto los ingresos como el Ebitda han experimentado un ligero deterioro en un entorno muy complicado. Eso ha provocado también un incremento de la deuda financiera neta frente a la posición de caja positiva que registraba en 2017.

Cifras que no impiden que la compañía especializada en la fabricación de productos de acero inoxidable mantenga sus ambiciosas proyecciones de crecimiento hasta 2020. Ejercicio que prevé cerrar con un beneficio de unos 200 millones de euros, apoyado en las mejores perspectivas de consumo.

La respuesta del mercado ha sido muy positiva. Tras la publicación de sus cuentas, el grupo ha subido cerca de un 10% en Bolsa y ya acumula un avance superior al 25% desde principios del ejercicio. Aunque lo cierto es que venía de tocar mínimos anuales por debajo de los 22 euros por acción después de los intensos ajustes sufridos a lo largo del pasado ejercicio. En poco más de un mes llegó a perder prácticamente la mitad de su precio.

Por este motivo, para algunos analistas técnicos, el rebote actual no es más que una oportunidad para salir del valor a un precio razonable a la espera de nuevos e incisivos recortes. El perfil dibujado por la compañía muestra una clara tendencia bajista y todo apunta, con alta probabilidad, a que volverá a sufrir descensos al menos hasta el nivel de los 18,2 euros por acción, donde encontraría su principal zona de soporte.

Para superar la actual fase bajista debería asentarse primero entre los 30 y los 31 euros por acción, algo que a día de hoy parece realmente complicado. Hay que recordar además su escasa negociación en el mercado continuo, no alcanza ni una media diaria de 2.500 títulos, que apenas compensa con una interesante rentabilidad por dividendo del 4,9% que busca mejorar aún más con la aprobación de un reciente programa de recompra de acciones.

Artículos relacionados