Mapfre pre­sen­tará en marzo a sus ac­cio­nistas el pró­ximo plan es­tra­té­gico

Huertas: “El rigor nos obliga a ser prudentes; por eso hemos protegido el balance”

Mapfre pre­sen­tará en marzo a sus ac­cio­nistas el pró­ximo plan es­tra­té­gico

Antonio Huertas, pte. de Mapfre.
Antonio Huertas, pte. de Mapfre.

La pru­dencia se ha im­puesto al re­sul­tado en Mapfre. El be­ne­ficio atri­buido del primer grupo ase­gu­rador es­pañol en 2018 se ha re­du­cido un 24,5% res­pecto al año an­te­rior hasta los 529 mi­llones de eu­ros, “pero la caída se ha de­bido a la de­ci­sión de for­ta­lecer el ba­lance, donde hemos sa­cri­fi­cado ren­di­miento en el corto pla­zo".

*Hay muchas incertidumbres y no nos vamos a dejar llevar por el cortoplacismo. Preferimos ser prudentes y trasladar esa prudencia a nuestro balance”, ha explicado el presidente de Mapfre, Antonio Huertas, en la presentación de los resultados.

El impacto de ese saneamiento ha sido de 173 millones de euros, que se han destinado a dotar el deterioro parcial de fondos de comercio de las operaciones en EEUU, Italia e Indonesia. Es la consecuencia de haber moderado las proyecciones de los resultados futuros, sobre todo en el medio y largo plazo, debido a la incertidumbre política en Europa, que afecta a Italia, al incremento de la frecuencia de los eventos catastróficos en EEUU, y al hecho de que Indonesia, país en el que la entidad tiene menos experiencia, está expuesta a eventos catastróficos y al impacto de la ralentización del crecimiento en China. Según ha explicado Fernando Mata, director corporativo financiero (CFO) de Mapfre, de esos 173 millones, 130 millones se destinaron a la revisión del fondo de comercio generado por la compra de la firma estadounidense Commerce, que se materializó hace 10 años, en 2008.

“Mapfre cumple y tiene suficiente fortaleza financiera, y la gestión prudente permite mantener el compromiso con los accionistas. Las incertidumbres, la volatilidad en los países emergentes, las condiciones que observamos en muchas partes del mundo nos tiene que hacer volver a esa fase de prudencia donde el resultado no lo justifica todo, por eso el saneamiento”, insiste el presidente de Mapfre, que añade que “nos gustaría obtener más resultado. Pero lo importante es que estamos alcanzando unos resultados lo suficientemente buenos como para esperar que a poco que Brasil y EEUU alcancen también la suficiente velocidad de crucero Mapfre de un salto en sus resultados”.

Además del impacto del fortalecimiento del balance, las cuentas han estado marcadas por la depreciación de las divisas, la inestabilidad de los mercados financieros y el prolongado contexto de bajos de tipos de interés, todo en un año en el que se cerraba el plan estratégico 2016-2018, que se ha saldado con el incumplimiento del objetivo del ratio combinado (por debajo del 96%), el ROE (más del 11%) y de los ingresos (más de 31.000 millones). Sobre este último aspecto Huertas ha querido hacer hincapié en el impacto del efecto del tipo de cambio y del plan interno 80/20 por el que se han cancelado 1.300 millones de euros voluntariamente.

“Estamos en tiempos complicados. El impacto de todos los efectos en los ingresos es brutal y trabajar con hipótesis dinámicas es complejo. En estos 3 años hemos acabado con los mismos ingresos que al principio del plan estratégico, pero también es cierto que en 10 años de crisis mundial se ha crecido muchísimo y nos hemos convertido en un gran grupo asegurador internacional. El rigor nos obliga a ser prudentes, por eso el plan de saneamiento del negocio de hace tres años y las recientes protecciones al balance”, comenta el presidente de Mapfre. El plan estratégico para los próximos 3 años se presentará en la junta de accionistas en marzo: “La visión es positiva. Seguro que cumpliremos las metas que nos impondremos y presentaremos en la junta”.

Pese a todo, Antonio Huertas está satisfecho con las cuentas: “Hemos generado un beneficio de 529 millones (702 millones sin el deterioro del fondo de comercio), que, sin ser de los más espectaculares, nos sitúan en la velocidad de crucero que ha tenido Mapfre independientemente de los acontecimientos relevantes de este año. En cualquier caso, es un buen resultado”.

También se ha hablado mucho en la presentación de los resultados de socios y bancaseguros. “Estamos apostando por el crecimiento y estamos desarrollando acuerdos importantes. Estamos buscando socios, en algunos casos ya los teníamos, como en Brasil con el primer banco del país. Y en España hemos fortalecido acuerdos”, afirma Huertas, que ha recordado la reciente alianza de bancaseguros firmada con Santander y el fortalecimiento de la que tiene con Bankia: más de 10.000 sucursales bancarias están vendiendo ya seguros para Mapfre.

En relación al negocio digital, el presidente de Mapfre ha destacado el incremento de las primas del 10% en 2018, y del 51% entre 2016 y 2018, y su disposición a abrirse en el futuro a nuevos partners. “El apetito de Mapfre por crecer significa que tenemos que estar en disposición de ofrecer el producto donde el cliente decide comprarlos. Tenemos una red privilegiada, la joya de la corona del grupo, el autentico fuerte que protege el desarrollo de Mapfre. Pero nos dimos cuenta que bancaseguros era una opción, el negocio digital otro…, los canales no tienen porque ser competidores, hay complementariedad. Cuántas más puertas tenga el cliente para relacionarse, mucho mejor”.

Artículos relacionados