Monitor de Innovación

La Comisión con­si­dera que los gi­gantes no hacen lo su­fi­ciente para atajar el pro­blema

Bruselas, descontenta con Facebook, Google y Twitter por la desinformación

Las no­ti­cias falsas si­guen siendo una ame­naza de cara a las elec­ciones eu­ro­peas

Facebook en bolsa
Facebook en bolsa

Las no­ti­cias falsas (más co­mún­mente lla­madas 'fake news') son una de las más grandes ame­nazas a la li­bertad de in­for­ma­ción en la ac­tua­li­dad. Pueden des­es­ta­bi­lizar go­bier­nos, arruinar ca­rreras y, por su­puesto, in­fluir en elec­cio­nes. Por ello y para evi­tarlo, la Comisión Europea (CE) ha pe­dido a los gi­gantes mun­diales del sector tec­no­ló­gico que re­do­blen los es­fuerzos para com­batir este fe­nó­meno.

Las elecciones al Parlamento Europeo (PE) tendrán lugar el próximo mayo y el Ejecutivo Comunitario no quiere despertarse al día siguiente de los comicios y darse cuenta de que debía "haber hecho más", en palabras de Julian King, comisario europeo de Seguridad.

Durante la presentación de los primeros resultados del Código de Conducta solicitado por la CE a las empresas del ramo, King admitió ante la prensa internacional los "progresos" realizados, pero conminó a colosos como Google, Facebook y Twitter a llevar a cabo una actuación más profunda para garantizar la "transparencia total" de la campaña de las diferentes formaciones políticas para la Eurocámara.

Una actuación que debe ser realizada "en todos los estados miembros de la UE", agregó el comisario.

Hechos, no palabras

Bruselas acusa a los tres gigantes de la tecnología de restringir los avances en la lucha contra la desinformación a determinados países miembros en lugar de extenderlos a toda la Unión, así como de cierta displicencia en la puesta en las acciones con las elecciones a la vuelta de la esquina.

También, asegura la Comisión, estas grandes firmas se han mostrado "balbuceantes" a la hora de dar apoyo al personal encargado de investigar y erradicar los sitios web dedicados a la difusión de información fraudulenta.

Facebook ha sido blanco de las críticas más afiladas. La plataforma fundada y presidida por Mark Zuckerberg se encuentra en el ojo del huracán después del escándalo desatado por la compañía Cambridge Analítica, que usó datos personales de los usuarios de la red social para alterar los resultados de la consulta popular sobre la salida del Reino Unido de la UE y de las elecciones estadounidenses.

Pese a reconocer los avances realizados por la plataforma en el trabajo de localización y clausura de cuentas falsas, la CE recordó que todavía quedan entre 80 y 90 millones de perfiles fraudulentos en la reina de las redes sociales, o lo que es lo mismo, entre un 3% y un 4% del total. La Comisión también se manifestó insatisfecha ante el hecho de que las aplicaciones dedicadas a la tarea de 'limpiar' Facebook de cuentas falsas no estén operativas en todos los países de la UE.

Vera Jourova, comisaria de Justicia, advirtió a la compañía de Zuckerberg que no quiere "retórica" sino "medidas concretas" que garanticen la fiabilidad y transparencia de las elecciones europeas.

Artículos relacionados