DESDE EL PARQUET

Sabadell, en mínimos, visto como oportunidad

Crecen los in­di­cios sobre una ope­ra­ción cor­po­ra­tiva a medio plazo

Josep Oliu
Josep Oliu

Las ac­ciones de Banco Sabadell han en­trado en tie­rras di­fí­ciles con la pre­sen­ta­ción de sus re­sul­tados del pa­sado ejer­ci­cio. La en­tidad ca­ta­lana cerró sus cuentas anuales con un be­ne­ficio neto de 328 mi­llones de eu­ros, un 54% por de­bajo de un año an­tes, las­tradas por las im­por­tantes pér­didas de TSB. Su baja bur­sátil ac­tual abre una opor­tu­nidad a los in­ver­sores más atre­vi­dos, al tiempo que es­polea los ru­mores sobre una ope­ra­ción de con­so­li­da­ción.

La filial británica contabilizó un resultado negativo cercano a los 240 millones de euros debido a los problemas sufridos en la migración tecnológica y los costes extraordinarios asumidos por sanear su balance. Sin este impedimento, el beneficio del Sabadell hubiera experimentado un crecimiento cercano a los dos dígitos. Un hecho que alienta a algunas inversores.

Para otros, sin embargo, es justificación insuficiente y algunos analistas que han iniciado una revisión a la baja en cadena de sus recomendaciones sobre el valor. Otros, en cambio, señalan lo contrario.

La positiva evolución de su negocio en España, con una buena dinámica de generación de ingresos, compensa la debilidad de TSB pero la falta de certidumbres sobre el Brexit ponen en duda su capacidad para cumplir su plan estratégico.

El precio objetivo medio alcanza ahora los 1,2 euros por acción, provocando la frustración de sus accionistas y una retirada de posiciones. Los títulos del banco han registrado caídas superiores al 13% en poco más de un mes, pero en la jornada del martes iniciaba una remontada..

En los últimos días ha roto a la baja todos los niveles de soporte surgidos a su paso, tocando mínimos absolutos sobre los 0,86 euros. Todo ello supone, aparte de una oportunidad, seguir ahondando en la profunda tendencia bajista sufrida a lo largo de 2018. Ejercicio en el que registró una pérdida de un 42% de su valor en Bolsa.

Para paliar esta falta de confianza generalizada, el Banco Sabadell ha puesto en marcha en estos días un proceso competitivo de venta de Solvia Desarrollos Inmobiliarios, junto con los suelos y promociones urbanísticas gestionadas por su filial inmobiliaria.

La entidad espera cerrar la operación durante el primer semestre del año, aprovechando "la buena situación del mercado inmobiliario y la fuerte demanda de inversión".

Con esta operación el banco estaría buscando reforzar sus cuentas y dar algo de soporte a la delicada situación de su valor en Bolsa, ya por debajo de los 5.000 millones de euros, que la podrían situar en el punto de mira de algunos de los grandes bancos españoles o europeos interesados en abrir mercado en España.

Artículos relacionados