Las en­ti­dades mueven sus ac­ciones pro­pias en un mer­cado muy es­pe­cu­la­tivo

La gran banca afronta el varapalo bursátil con la autocartera a dos velocidades

Santander, CaixaBank y Bankinter, con más margen para de­fender sus co­ti­za­ciones

BANCA, SOCIEDADES Y FINANZAS CORPORATIVAS: ORIENTACIONES MUNDIALES ...
Bancos en Bolsa.

A la banca le toca de­fen­derse en bolsa, otra vez. Tras una dra­má­tica sa­lida del mes de enero y un arranque de fe­brero peor to­da­vía, el sector fi­nan­ciero es­pañol ha visto como, de un plu­mazo, se ha eva­po­rado una ga­nancia que llegó a al­canzar el 10% bien avan­zado el primer mes del año. Pero la fe­li­cidad bur­sátil dura poco en casa de un sector que ha vuelto a en­señar sus de­bi­li­dades en las pre­sen­ta­ciones de las cuentas de 2018. Sin con­tar, ade­más, el pre­sunto coste repu­tacional el es­cán­dalo BBVA-Villarejo.

En los departamentos financieros de la banca, la prioridad ahora es parar la caída y evitar un descalabro parecido al del año pasado, cuando tras un buen comienzo los precios de los bancos dieron un giro de 360 grados y el sector acabó 2018 con una gran pérdida de más dd 40.000 millones de euros en términos de valor de mercado. "Hay muchos nervios porque se tambalean la mayoría de los grandes soportes de los bancos que no han caído ya, como en el caso de Banco Sabadell", señalan fuentes bursátiles.

Las mismas fuentes aseguran que las entidades ya están actuando a los actuales niveles para frenar la caída. Dicho de otra forma, han puesto a trabajar la autocartera en algunos casos a pleno rendimiento para evitar males mayores. Una estrategia defensiva habitual cuando pintan bastos en bolsa y que los bancos españoles afrontan a dos velocidades muy distintas. Los más castigados el año pasado la utilizaron con profusión en los momentos más difíciles de 2018 y el resto tiene casi a cero el marcador.

"El castigo ha sido muy exagerado y rápido para toda la banca española, y varias entidades están comprando acciones propias proque creen que los niveles actuales no están justificados y habrá rebote. Hay mucha actividad en los últimos días, también muy especulativa, con compras y ventas muy rápidas aprovechando los movimientos de las cotizaciones", señalan en uno de los grandes 'broker' nacionales.

Ningún banco acumula más acciones propias que Banco Sabadell, que pasa por un momento muy delicado en el parqué. Esta semana la acción ha caído por debajo incluso de los 0,90 euros, marcando nuevos mínimos históricos. La entidad catalana afronta este episodio de debilidad con una autocartera que supone el 1,41% del capital. Tras subidas continuas a lo largo del año pasado, no hay precedentes de un nivel tan alto desde finales de 2016.

El pasado año fue muy duro también para Sabadelll, que como Bankia y BBVA perdió más que un 30% de su valor en bolsa. Estas dos últimas entidades también hicieron crecer el número de acciones propias en plena caída de la cotización hasta niveles muy similares, del 0,743% en el caso de la entidad que preside Carlos Torres y del 0,779% en el de la entidad nacionalizada, que como Sabadell vuelve a ser castigada este nuevo año en el parqué.

Lo normal es que, en plena caída, la autocartera crezca con fuerza en estas primeras semanas del ejercicio. Las tensiones son una constante desde febrero del año pasado. El último ejercicio plácido fue el de 2017, cuando los bancos pudieron hacer pingües beneficios con sus acciones propias gracias a la fuerte subida que acumularon entonces. De hecho, los bancos ya afrontaron 2018 con la autocartera bajo mínimos. Sólo Sabadell tenía más de un 0,5%.

Para otras entidades, la posición actual es mucho más desahogada. Menos castigados en el parqué en 2018, Santander, CaixaBank y Bankinter tienen mucho margen de maniobra con niveles de autocartera que no llegan al 0,1% en el caso de los dos primeros y del 0,16% en el caso el caso del banco liderado por María Dolores Dancausa. Tienen por lo tanto mucha munición para afrontar el primer gran test bajista de 2019.

Artículos relacionados