El cambio de ten­dencia de las prin­ci­pales eco­no­mías hun­dirá sus nú­meros este año

La ralentización económica lastra las previsiones de la banca de inversión sobre ACS

Las subidas acu­mu­ladas en los mer­cados agotan sus po­si­bi­li­dades a largo plazo

ACS
ACS

ACS ha ca­mi­nado bajo un en­torno fa­vo­rable du­rante los úl­timos ejer­ci­cios. De ahí a que su co­ti­za­ción en bolsa se haya in­cre­men­tado con­si­de­ra­ble­mente. Varios fac­tores han ju­gado a fa­vor, como la re­cu­pe­ra­ción del sector del la­drillo o su am­plia pre­sencia in­ter­na­cio­nal. También las buenas con­di­ciones para ac­ceder al cré­dito, con tipos de in­terés en mí­nimos his­tó­ri­cos. Pero la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mica que se atisba ha hecho que el con­senso de ex­pertos vean cier­ta­mente ago­tado su ten­dencia al alza.

La constructora tiene una hoja de ruta intacta de momento. El consenso de mercado le estima unos beneficios para el año en curso de 1.029 millones de euros y de 1.106 millones de euros para 2020. Unas cifras que podrían verse menguadas en el caso de que la maduración del ciclo económico vaya llegando a su fin, como así parece que va a suceder, según los expertos.

De hecho, en Europa los expertos han recortado su previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en 2019 hasta el 1,5% (tres décimas menos), mientras que para 2020 lo han situado en el 1,5% (una décima menos). El consenso también considera que la tasa de desempleo cerrará 2019 en el 7,8%, mientras que para 2020 la han elevado en una décima, hasta el 7,6%. Por tanto, el escenario ha cambiado también para las expectativas empresariales.

Esa es la razón por la que la banca de inversión empieza a modificar sus estimaciones sobre algunos valores del sector de la construcción, que tienen mayor vinculación con el momento del ciclo que atravesamos. Goldman Sachs, entre ellos, tomaba la decisión de iniciar cobertura sobre ACS, aunque con recomendación neutral y un precio objetivo de 35,5 euros por acción, lo cual supone que sus acciones tendrían potencial a la baja sobre sus niveles actuales.

Con todo, el consenso de analistas aún es optimista con los títulos del grupo que lidera Florentino Pérez, dándoles recorrido hasta los 42 euros. Sin embargo, el panorama europeo, con Italia en recesión y Alemania desacelerando su crecimiento, junto con la espada del Brexit y la amenaza que aún perdura sobre la guerra comercial, pueden ser vientos en contra que pueden hacer caer a sus acciones.

Sus fundamentales permanecerán sólidos, según fuentes del mercado, “siempre y cuando la economía ayude”. En el caso de que las previsiones sigan moviéndose a la baja y los datos vayan empeorando, la realidad es que compañías de sectores como el ladrillo “pueden ver recortados sus números y, por tanto, tener una importante afectación dentro de los mercados”, como ya se ha visto en otras ocasiones.

Hispasat y política de dividendo flexible

A todo esto, hay que sumarle los últimos movimientos empresariales que está acometiendo. Entre ellos, el objetivo de ACS y Atlantia de deshacerse de Hispasat, en la que tiene una participación de control del 89,68% que tiene Abertis. Los actuales propietarios de la firma de infraestructuras tienen intención de volver a poner en el mercado la compañía de satélites una vez que se reciba la autorización del Gobierno para tomar el control indirectamente en la compañía.

Asimismo, la compañía, en una muestra de confianza de su situación y como gancho para atrapar a inversores, sigue apostando por la fórmula de la flexibilidad en el reparto de dividendos. En este sentido, entregará una acción nueva por cada 76 antiguas en este marco que la constructora ha lanzado y que permite a sus accionistas cobrar su retribución en títulos de la sociedad o en metálico.

De este modo, el grupo acordaba emitir un máximo de 4.140.323 títulos de la empresa o lo que es lo mismo, un importe máximo de 2.070.161,5 euros, según detallaba a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Con todo, se estima que la rentabilidad por dividendo de ACS descienda hasta el 3,84% este año, con respecto al 4,27% reflejada en 2018.

Artículos relacionados