Carlos Torres y el con­sejo del BBVA serán in­cluidos en las ac­tua­ciones

Sebastián, Rivero y accionistas bilbaínos presentan demandas por separado contra BBVA

Lo harán en plazo para evitar que pres­criban las ac­tua­ciones del ex co­mi­sario Villarejo

Carlos Torres
Carlos Torres

Este fin de se­mana ha sido muy ac­tivo para los prin­ci­pales afec­tados de la red de es­pio­naje en­car­gada "presuntamente" por el BBVA de Francisco González al ex co­mi­sario Villarejo. Tras con­sultas a va­rios des­pa­chos ju­rí­di­cos, el ex mi­nistro Miguel Sebastián, el ex pre­si­dente de Sacyr Luis del Rivero y ac­cio­nistas bil­baínos del BBVA han de­ci­dido que­re­llarse contra el BBVA y todo su con­sejo, amen del pre­si­dente de honor Francisco González. Lo harán por se­pa­rado y su ob­je­tivo es in­te­rrumpir la pres­crip­ción del su­puesto de­lito, en ju­lio.

Fuentes creíbles del entorno de los futuros querellantes han señalado a www.capitalmadrid.com que la decisión ha sido adoptada este fin de semana ante lo que consideran una provocación por parte de Carlos Torres, presidente actual del BBVA, que el pasado viernes, en la presentación de resultados de la entidad correspondientes al ejercicio de 2018, señaló que "hasta la fecha" nada demuestra que las revelaciones realizadas por dos diarios digitales (moncloa.com y el confidencial.com), amén de otras publicaciones,sena verdad o tenga una base de prueba fehaciente..

Las mismas fuentes resaltan la contradicción que existe entre las diferentes manifestaciones públicas del banco con sede en Bilbao, señalando en un comunicado público que la actuación del banco fue "deplorable" y que se estudiaban sus consecuencias en tres investigaciones externas y, por otro lado, la afirmación de Torres, en la presentación de resultados del pasado viernes, en la que resaltaba que más de 100 abogados y auditores en conjunto, procedentes del despacho Garrigues, el de Uría y Menéndez y la auditora PwC no han podido encontrar nada, hasta la fecha, pese al inicio de actuaciones el pasado mes de junio, en el caso de Garrigues.

Según fuentes jurídicas. la urgencia de la presentación de las demandas penales va en función de la eventualidad de que la trama de espionaje prescriba este verano, entre julio (según unas interpretaciones) y septiembre, según otras. El supuesto encargo de la red de espionaje ilegal se realizó en 2004 y, en no ser por la actuación de la misma de un funcionario público (el ex comisario José Villarejo) prescribe a los 15 años, no a los cinco o diez, según determinadas hipótesis.

La convicción de los demandantes es que la estrategia del BBVA, con sus aplazadas investigaciones, es retrasar la posibilidad de demandas antes de la estimada fecha de prescripción y contrarrestar la estrategia de ganar tiempo del consejo del BVVA, que ha cerrado filas con Torres y el ex presidente anterior, Francisco González.

Aparte de las tres demandas señaladas, otros colectivos y personas físicas afectadas por la supuesta trama de espionaje ilegal del ex comisario Villarejo han anunciado la presentación de denuncias o querellas, entre ellos el sindicato Manos Limpias, el propietario de Radio Intereconomía Julián Ariza y el abogado jav ier Cremades, en representación de un grupo de accionistas del BBVA. Torres señaló el viernes pasado que el banco no había recibido hasta la fecha ninguna notificación judicial.

Artículos relacionados