ANÁLISIS

La misteriosa visita de aviones rusos a Venezuela

NIcolás Maduro, presidente de Venezuela
NIcolás Maduro, ¿presidente? de Venezuela

En el úl­timo mes y medio tres aviones rusos -dos bom­bar­deros y uno de cargo- han ate­rri­zado en Venezuela, des­per­tando la in­triga en el es­ce­nario in­ter­na­cional sobre el sig­ni­fi­cado de su lle­gada. Rusia es el prin­cipal aliado de la Venezuela bo­li­va­riana, creada por el fa­lle­cido Hugo Chávez hace 20 años y con­ti­nuada por Maduro desde la muerte de aquél en 2013.

Con la dramática situación que se vive en el país caribeño, se abre la incógnita de la actitud que podría adoptar Rusia por las repercusiones que podría tener el ultimátum dado por los países occidentales a Nicolás Maduro para que en breve plazo convoque elecciones presidenciales. La situación está al límite por el reconocimiento como presidente Provisional de Juan Guaidó.

El avión ruso que ha provocado la alarma más llamativa ha sido un Boieing 777. El diputado de la oposición José Guerra puso el grito en el cielo al interpretar que el aparato podía llevarse del país 20 toneladas de oro -una quinta parte de las reservas en ese metal- para pagar parte de la deuda de más de 3.000 millones de dólares que Venezuela tiene contraída con Rusia.

La explicación no se ha confirmado en un principio, pero se añade a las conjeturas que se habían iniciado el 11 de diciembre, fecha en que dos bombarderos Tupolev-160 permanecieron durante tres días en suelo bolivariano.

En este caso los analistas entienden que el presidente ruso Putin está enviando el mensaje de que el Kremlin está presto a defender sus intereses que son muy extensos, aunque se han visto muy afectados por la crisis venezolana. Las finanzas bolivarianas colapsaron en 2017, en los últimos seis años el volumen de la economía se ha contraído a la mitad y la inflación está en un 2.000%.

Los intereses rusos comprenden el petróleo, las armas y las finanzas. En los buenos tiempos de Chávez, Rusia vendía al año mil millones de dólares en armas, pero esto se ha reducido considerablemente. El armamento del ejército venezolano más efectivo es ruso y sus soldados recibieron entrenamiento militar de expertos enviados por Moscú.

La presencia de los Tupolev hay que relacionarla también con el deseo de Putin de seguir siendo una potencia mundial, militar y económica, como en los tiempos de la Unión Soviética. Para este fin, la publicidad que Rusia ha conseguido con los aviones en todo el mundo ha sido muy amplia y prácticamente gratis. Ya en 2008 otros dos bombarderos se habían dejado ver por Caracas coincidiendo con la guerra de Rusia y Georgia.

Hace algunos años se publicó la noticia falsa que Rusia iba a edificar una base militar en territorio venezolano. Las alertas sonaron en Estados Unidos y en los países del entorno, retrotrayendo la situación a 1983 cuando la isla de Granada construyó un aeropuerto, con ayuda cubana, y cuyas dimensiones sobrepasaban con creces las necesidades turísticas de la isla. Esto provocó la invasión de la isla por fuerzas conjuntas norteamericanas y de otros países del Caribe.

No parece que la intención de Washington sea la de invadir Venezuela. Sería una aventura impredecible. El reconocimiento de Guaidó como presidente en funciones permite albergar esperanzas de que en un plazo no muy largo el ejército venezolano se decante por una solución pactada que desemboque en unas elecciones presidenciales totalmente libres y democráticas.

Artículos relacionados