ANÁLISIS

Merkel abre la posibilidad de que el socialista Borrell presida la Comisión Europea

La am­bi­ción de la ger­mana de ser pre­si­denta del Consejo Europeo re­duce las po­si­bi­li­dades de González Pons

Angela Merkel
Angela Merkel

La in­cer­ti­dumbre sobre el fu­turo afecta no solo al pa­no­rama po­lí­tico es­pañol sino a todo el ám­bito co­mu­ni­tario en el que nos desen­vol­ve­mos. La po­si­bi­lidad aña­dida de que Angela Merkel pro­ponga en fe­chas pró­ximas ser la pre­si­denta del Consejo Europeo, en sus­ti­tu­ción de Donald Tusk, cuyo man­dato fi­na­liza a fi­nales de este año, com­plica al má­ximo los nuevos es­ce­na­rios de cara a la go­ber­nanza eu­ro­pea.

Si la todavía canciller alemana presidiera el Consejo Europeo, haría muy difícil que otro alemán, en este caso el líder del Grupo Popular Europeo, Manfred Weber, presidiera la Comisión, cargo para el que parece contaría con muchas posibilidades.

Las encuestas dan ganador a su partido. Si se cumplieran los pronósticos de los sondeos electorales y el Grupo Popular Europeo ganara las elecciones de mayo, siguiendo la costumbre, Manfred Weber, diputado de la Eurocámara por Baviera, sería el encargado de presidir la Comisión Europea.

Weber, es miembro de la Unión Social Cristiana de Baviera, cuyo partido forma parte del Grupo Popular Europeo. Pero si Merkel se hiciera con la presidencia del Consejo, Weber quedaría fuera para ser candidato a presidir el Parlamento.

En esta situación, previsiblemente Weber se quedaría sólo como portavoz del Grupo Popular Europeo. El caso tendría consecuencias doblemente importantes para políticos españoles.

Si Angela Merkel obtuviera la presidencia del Consejo, como pertenece al Grupo Popular, la presidencia de la Comisión se encomendaría a un miembro del Partido Socialista, el segundo grupo más importante de la Eurocámara.

En este caso se abren todas las puertas para que Josep Borrell pueda hacerse con la presidencia de la Comisión. Los socialistas españoles serán el segundo grupo político más importante, tras los alemanes, según el último sondeo que ha dado a conocer el propio Parlamento Europeo.

Frente a las opciones que se abren para Borrell, se reducen las de González Pons que aspiraba a suceder a Weber como portavoz del Grupo Popular Europeo, uno de los cargos políticos más importante de la Eurocámara al ser el primer grupo del parlamento.

Analistas de la actualidad europea añaden a todas estas incertidumbres, la posibilidad de que los acuerdos que hasta ahora se realizaban entre los dos principales grupos, tendrían que abrirse a los liberales para poder conseguir las mayorías que permitieran la aprobación de medidas frente al riesgo de los populismos de izquierda y derecha.

Artículos relacionados