JP Morgan creará su propia di­visa y rea­li­zará co­bros y pagos a través de ella

Las criptomonedas llegan a la banca mundial

Facebook se apunta a la moda y planea crear una mo­neda para sus transa­ciones

Facebook en bolsa
Facebook en bolsa

La caída en des­gracia del bit­coin puede hacer pensar mu­chos en el final de las crip­to­mo­ne­das. Nada más lejos de la reali­dad. Las di­visas elec­tró­nicas están más vivas que nunca. Así lo de­muestra el in­terés de las grandes cor­po­ra­ciones por crear sus pro­pias mo­ne­das. J. P. Morgan y Facebook ya están pla­neando la crea­ción de sus pro­pias crip­to­di­visas para rea­lizar trans­fe­ren­cias a través de sus múl­ti­ples pla­ta­for­mas.

Las intenciones del gigante de las redes sociales son centrarse en el mercado de la India, donde añadirá esta nueva funcionalidad a Whatsapp, sistema de mensajería adquirido por la compañía en 2014. La India es uno de los mercados más grandes de remesas del mundo. En 2017, los indios viviendo en el extranjero enviaron remesas a su país por un valor superior a los 61.000 millones de euros.

El posible lanzamiento de este nuevo servicio todavía está en fase de planificación, pero ya tiene claro que la criptomoneda estará vinculada a una moneda dura

Por su parte, JP Morgan trabaja en el lanzamiento de la primera criptodivisa respaldada por una entidad financiera, la primera de un banco. La nueva moneda se denominará JPM Coin, una moneda virtual para liquidar de forma instantánea las transacciones en sus negocios de pagos al por mayor.

El plan piloto supone que solo una pequeña parte de los pagos de la entidad se realizarán con la criptomoneda, pero con el objetivo de ir implementándola progresivamente hasta lograr la entrada de las monedas digitales en el sector bancario estadounidense. La idea con este uso es que las operaciones puedan ser liquidadas de inmediato y sin intermediarios.

La entidad busca con esta medida responder a las nuevas necesidades que plantea la evolución del capitalismo hacia un sistema global descentralizado, en el que se podrán realizar tanto pagos transfronterizos como emitir deuda corporativa, de empresas o de los propios bancos. Un importante paso de la entidad estadounidense frente a las advertencias de los gobiernos, y organismos reguladores, temerosos de perder el monopolio del dinero.

Pese a esta importante apuesta realizada por JP Morgan, muchos expertos siguen creyendo que eso no supondrá grandes cambios pues consideran que los inversores minoristas probablemente no tendrán nunca un JPM Coin y que se limitará a ser un producto especializado para grandes clientes solventes y de confianza.

Según ha señalado la entidad estadounidense, cada JPM Coin se podrá canjear por un solo dólar estadounidense, por lo que su valor no debería fluctuar, es similar en concepto a las denominadas monedas estables de paridad fija. Su atractivo, por tanto, derivará de la velocidad con que se efectúen las operaciones con ella. Los clientes recibirán las monedas después de depositar dólares en el banco; después de usar los tokens para un pago o compra de seguridad en la cadena de bloques, el banco destruye virtualmente el apunte contable y devuelve a los clientes una cantidad proporcional de dólares.

El pasado mes de abril, JP Morgan probó una emisión de deuda en blockchain, creando una simulación virtual de un certificado de depósito de 150 millones de dólares para un banco canadiense. En lugar de confiar en la transmisión de datos tradicional para comprar la emisión, los inversores institucionales usaron el token del banco estadounidense, lo que ofreció como resultado liquidaciones instantáneas.

Artículos relacionados