Las con­di­ciones in­vitan a que pueda au­mentar su ex­pan­sión y cre­ci­miento

Colonial mantiene planes frente al nuevo ciclo adverso sin comprometer su 'rating'

Aumenta deuda pero ni su ca­li­fi­ca­ción ni su grado de in­ver­sión se verán afec­tados

Colonial
Colonial

Los vientos de cola del mer­cado in­mo­bi­liario se man­tie­nen. Y con ellos el miedo a que la mú­sica se pueda parar en las pro­mo­toras de mayor ta­maño. Sin em­bargo, las pre­vi­siones apuntan a que el pe­riodo de ex­pan­sión aún no ha fi­na­li­zado. Entre ellas, Inmobiliaria Colonial goza de mim­bres su­fi­cientes para se­guir la línea de cre­ci­miento tra­zada hasta la fe­cha, sin ne­ce­sidad de que su ca­li­fi­ca­ción cre­di­ticia sufra enor­me­mente.

El precio de la vivienda en España subió un 8,2% en 2018, según la Estadística Registral Inmobiliaria del Colegio de Registradores, con lo que sigue todavía lejos de los máximos alcanzados antes de que estallara la burbuja. ¿Qué se espera para este año? Las principales promotoras del sector estiman una subida de precio entre el 4% y el 5%, pese a que nos encontramos en una fase avanzada del ciclo.

Los principales grupos inmobiliarios prevén un sólido crecimiento hasta 2022 como mínimo, lo cual abre posibilidades de expandirse a firmas ya consolidadas como Inmobiliaria Colonial. De esta manera, como telón de fondo, la consultora inmobiliaria CBRE cifraba en 625.000 operaciones las compraventas de viviendas para este ejercicio, gracias al avanza que está teniendo la demanda. En el caso de que este número de operaciones se concrete, el repunte será de un 21%, más del doble del registrado en el anterior periodo.

Ante este contexto Inmobiliaria Colonial tiene la intención de seguir sumando como hasta ahora, al margen de que sus números se ven influidos por la integración de Axiare en el corto plazo, que ayuda a explicar el fuerte crecimiento esperado tanto en rentas como en EBITDA, además de un excelente comportamiento del mercado inmobiliario tanto en Madrid como en Barcelona. El momentum de las inmobiliarias seguirá con todas estas previsiones.

También, pese a que las últimas ventas de activos de 441 millones de euros podrían rebajar en cierta medida las estimaciones que manejan los analistas. Con todo y con ello, su generación de rentas podría avanzar a un ritmo del 30%, ligeramente por encima del fordward guidance de la compañía, con el mercado madrileño sobresaliendo gracias a la fuerte reversión de rentas vista durante el año y por la incorporación de los activos procedentes de Axiare.

Las dudas pueden enfocarse hacia el endeudamiento del grupo. Muchas voces han expresado una valoración un tanto cautelosa, debido a que su deuda financiera neta crecerá con fuerza por la inclusión de la deuda de Axiare, pudiendo superar los 4.300 millones de euros, quedando el ratio LTV en torno al 38%.

Sin embargo, el objetivo de largo plazo se sitúa en torno a esos porcentajes y al final, la clave está que en su calificación crediticia no sea vea dañada por este tipo de operaciones corporativas. En este sentido, parece que no va a llegar ningún tipo de revés en forma de pago de intereses mayores. Sin ir más lejos, los expertos de Renta 4 piensan que la calilficación de grado de inversión no corre peligro.

Con todo, fuentes del mercado explican que la gestión del endeudamiento en un entorno de ciclo avanzado sigue siendo clave para aventurarse cuáles serán sus cifras de futuro. Sin embargo, si el nivel de crecimiento se mantiene en torno a “los parámetros actuales”, la realidad es que la deuda neta no debería ser un motivo “de presión” desde el punto de vista financiero y en aras de “invertir dentro de la compañía”.

Una política de dividendos ascendente

Otro de los métodos de enganchar a los inversores por parte de este tipo de empresas sigue siendo la retribución a los inversores. Así, el consenso de mercado estima que la media el dividendo de estas compañías sea del 5% este año y que logre el 5,2% en 2021.

Los expertos creen que sus pagos superen un retorno del 35% en 2021, lo cual representa unos números muy altos justificados, principalmente, por el descenso que llevan a sus espaldas muchos de los valores en los mercados tras su OPV. El pronóstico es que el pago de Colonial en dividendos avance hasta el 3% en los próximos años.

Artículos relacionados