ANÁLISIS

El año 2018 acaba mal para el comercio exterior y la exportación

La car­tera de pe­didos em­peora en todos los mer­cados ex­te­riores de España

comercio internacional
Sector exterior.

La Encuesta sobre Coyuntura de la Exportación co­rres­pon­diente al 4º tri­mestre de 2018 ya an­ti­ci­paba un mal final de año. En efecto, los in­di­ca­dores re­fle­jaban una apre­ciable caída para el tercer tri­mes­tre, un des­censo que im­pli­caba un cambio de ten­dencia sobre lo ob­ser­vado en los úl­timos años. La de­manda ex­terna, el factor más sig­ni­fi­ca­tivo por su in­ci­dencia po­si­tiva sobre la ac­ti­vidad ex­por­ta­dora, des­cendía por tercer tri­mestre con­se­cu­tivo. La car­tera de pe­didos em­peora prác­ti­ca­mente en todos los mer­cados ex­te­rio­res.

En diciembre el valor en euros de las exportaciones de mercancía ha caído en tasa interanual en un 3.7% sobre el mismo mes de 2017. Las importaciones, por el contrario, han aumentado su valor en euros en un 1.6% interanual. Resultado el déficit comercial es un 58% superior y la tasa de cobertura baja hasta el 86.7%. Algo no visto desde diciembre de 2011.

En el conjunto del año 2018 las exportaciones sumaron 285.024 millones de euros, un 2.9% más que en 2017 en tanto que las importaciones totalizaron 318.864 millones de euros, un incremento interanual del 5.6%. Suma y resta: un déficit de 33.840 millones de euros, un 37% superior al del año 2017. El déficit no energético ha sido de 8.7 mil millones de euros, el doble que el año anterior y el déficit energético aumentó en un 21% hasta los 25.000 millones de euros.

Como dato curioso la variación interanual de los precios de los productos energéticos avanzó a una tasa interanual del 2% en diciembre y del 15% para el total del año. Esta gran diferencia responde a la caída de los precios de los hidrocarburos entre el otoño de 2018 y el final del año.

El reciente recorte en la extracción de crudo realizado por Arabia Saudita y Rusia junto a las menores ventas de Venezuela e Irán (sanciones de Trump), hacen difícil predecir cuál será la evolución del precio del barril del petróleo en 2019.

El déficit creciente del sector no energético es consecuencia de una contracción del superávit comercial de España con la UE. Por el contrario se ha incrementado el déficit con los países no comunitarios hasta 49.324 millones de euros. La mayor parte de este déficit es el resultado del fuerte desequilibrio comercial con Asia, el de China destacadísimo, así como de los altos precios de los hidrocarburos en lo que se refiere a los intercambios con los países del Oriente Medio y otros suministradores como Nigeria.

Nuestro contencioso comercial no declarado, e incluso ocultado con China, continúa debilitando la posición de España en el exterior. En 2018 nuestras ventas a China avanzaron un 2.2% mientras las compras lo hicieron en un 6.4%. Se sigue ampliando el déficit, 20.632 millones de euros en 2018. ¿Ninguna alarma?.

La comparación con la evolución de las exportaciones españolas con lo que sucede entre los más próximos competidores está invirtiendo lo que había sido el superior dinamismo comercial de nuestro país. En 2018 las exportaciones en euros han crecido un 2.3% mientras que lo han hecho en un 4.4% en la eurozona o un 4.5% en la UE así como el 3% en Alemania e Italia y el 3.8% en Francia. Se pierde cuota de marcado.

Por capítulos exportadores los bienes de equipo, 20% del total, ocupan el primer renglón en 2018 seguidos por los alimentos y bebidas, 16%, en tanto que los automóviles, 15.6% del total, bajan al tercer lugar a consecuencia de unas menores ventas al exterior.

Entre las comunidades autónomas con una participación superior al 10% de las exportaciones totales de España, Cataluña ha visto como las suyas apenas crecían, las de la Comunidad de Madrid bajaban mínimamente en tanto que las exportaciones del País Vasco crecieron un 6.8%, las de la Comunidad Valenciana un 3.2% y Andalucía, segunda comunidad exportadora, en un 5%. Sevilla, Cádiz y Huelva son los principales protagonistas por delante de Almería.

Por otro lado y frente al déficit comercial de España de 33.8 mil millones de euros en 2018 y el de Cataluña de 18.6 mil millones de euros, Andalucía termina el año en equilibrio entre lo que vende y compra al resto del mundo.

No ha tenido un buen final el año 2018 para el sector exportador que venía siendo un potente motor de la economía española. Las ventas a algunos de nuestros principales clientes como Alemania han experimentado un leve retroceso y apenas han progresado las dirigidas a Francia, Italia, Reino Unido y Portugal. Los cinco países mencionados representan casi la mitad de la exportación española de mercancías.

Hay mucho más que hacer que abundar en este vocerío que levantan los partidos democrático-constitucionalistas. Los independentistas catalanes siguen desentendiéndose de cómo van sus compras y ventas con el resto del mundo.

Esos independentistas y el resto de los españoles no podrán contar con el viento de popa que años antes supuso la bajada de los precios del petróleo porque tanto los países del Golfo como otros productores de la OPEP han recortado el volumen de sus extracciones de crudos y los precios han subido.

Tampoco dispondrán de una fuerte demanda exterior. Ahí está el Brexit, la cuasi recesión de Italia, el estancamiento económico de Alemania y China siempre en la brecha.

Artículos relacionados