Menéndez (Liberbank) se dejó querer y es­grimió "lo me­jor" para todos los ac­cio­nistas

Escotet (Abanca) renuncia a su planes de lanzar una OPA sobre Liberbank

El grupo ga­llego había anun­ciado pun­tua­li­za­ciones a su oferta anun­ciada el viernes

Liberbak
Liberbak

Abanca y su ac­cio­nista de con­trol -Juan Carlos Escotet- han re­nun­ciado a su in­terés de pro­mover la po­sible ope­ra­ción cor­po­ra­tiva con Liberbank y, en con­se­cuen­cia, no for­mu­lará una OPA sobre la en­tidad de origen ga­llego, según ha in­for­mado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Abanca ha to­mado esta de­ci­sión des­pués de que la CNMV le diera un plazo "improrrogable" de diez días há­biles para que ma­ni­fes­tara su de­ci­sión o no de for­mular una OPA sobre Liberbank, in­clu­yendo úni­ca­mente con­di­ciones ad­mi­si­bles de con­for­midad con el Real Decreto de OPAs.

En este sentido, Abanca ha explicado que, teniendo en cuenta este plazo, no le resulta posible realizar una revisión confirmatoria ('due diligence') de determinados aspectos relativos a Liberbank y su grupo, ni por tanto, como se indicaba en la carta remitida al consejo de Liberbank, tomar una decisión definiva acerca de la posible formulación de una OPA.

Asimismo, la entidad renuncia a la OPA sobre Liberbank al considerar que ésta sigue trabajando en la operación corporativa para una posible fusión con Unicaja.Compás de espera en la ofensiva de Abanca para hacerse con el control de Liberbank, en plenas relaciones para contraer matrimonio económico-financiero con la malagueña Unicaja.

Tras el anuncio de una inminente contestación a los requerimientos impuestos por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), tras el ultimátum del pasado viernes, el consejo de administración de Juan Carlos Escotet ha anticipado su decisión mientras que el consejero delegado de Liberbank, Manuel Menéndez, se dejaba querer y "ponía ojitos a todos".

La oferta de compra de Abanca sobre Liberbank se despeja tras el anuncio realizado por el grupo presidido por el venezolano Juan Carlos Escotet y que urgía a tener información adicional de la verdadera situación del grupo gestionado por Manuel Menéndez para formalizar la OPA con la que ha revuelto el panorama financiero español, sobre todo entre las entidades de menor tamaño, informa José Luis Marco.

Tedioso lunes

Aunque al cierre del mercado, Abanca anunciaba un pronunciamiento sobre los requisitos planteados por el supervisor de los mercados (CNMV), al final indicaba que "el consejo de administración de Abanca no había concluido su sesión (21:11 horas del lunes), por lo que no se enviará en el día de hoy la nota anunciada".

Horas antes, la CNMV había requerido más claridad al banco con sede Betanzos. "En el plazo improrrogable de diez hábiles (...) manifiesten mediante un nuevo hecho relevante su decisión o no de formular una opa en los términos previstos en el RD de opas, y por lo tanto, incluyendo únicamente condiciones admisibles de conformidad con el artículo 13.2 del citado RD de opas", indicaba el supervisor de los mercados.

"En el caso de que manifiesten haber adoptado la decisión de formular una opa en los términos previstos, publiquen inmediatamente un anuncio ajustado a lo dispuesto, corrigiendo por consiguiente aquellos aspectos de la información publicada en la tarde del pasado viernes 22 de febrero que impidan considerarla como un anuncio de tal naturaleza, y en particular eliminando toda referencia a la sujeción de la oferta a un proceso de revisión", continuaba la CNMV en su requerimiento.

El proceso de revisión era el que Abanca había solicitado con fecha límite del 1 de marzo para poder analizar a fondo las cuentas de Liberbank y, así, poder formular una oferta firme de compra sin injerencia en cuestiones comerciales.

Mientras tanto, el grupo presidido por Pedro Rivero y gestionado por Manuel Menéndez, se ha dejado querer sin perder las formas ante su compromiso con la malagueña Unicaja. "El consejo de administración, por unanimidad, confirma que sigue trabajando en la operación estratégica [fusión con Unicaja], todo ello sin perjuicio de que en el supuesto que se formule y, en su caso, se autorice por la CNMV alguna oferta pública de adquisición sobre las acciones de la Sociedad", comunicaba en la tarde del lunes a la CNMV.

En ese mismo comunicado, Liberbank añadía que "el consejo de administración se pronunciará en el momento, siempre en el mejor interés de todos los accionistas. En todo caso, la Sociedad está plenamente comprometida con el cumplimiento de sus objetivos comunicados al mercado, en línea con lo que ha venido realizando hasta la fecha", sostiene la entidad gestionada por Manuel Menéndez.

Un personaje singular

Liberbank se ha ido hundiendo este lunes un 4% en Bolsa, hasta los 0,45 euros, lo que desinfla el interés de los inversores por la OPA lanzada, a 056 euros por acción, por Abanca sobre el grupo bancario gallego. La CNMV ha anunciado este lunes que impide a Abanca condicionar la OPA a que Liberbank le dé acceso a sus libros. El pasado viernes, el presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, confirmó su apetito comprador y agitó las aparentes aguas tranquilas de la banca pequeña con la OPA lanzada sobre Liberbank en vísperas de la fusión de esta entidad con Unicaja.

Tras haber convertido al grupo moribundo de las antiguas cajas gallegas en la séptima entidad por patrimonio a finales de 2018, Escotet desafía al sector con la creación de un grupo con más de 90.000 millones por activos, una red de 1.314 oficinas y un liderazgo en la cornisa cantábrica.

El venezolano Juan Carlos Escotet parece emular a aquel Emilio Botín que afirmaba que el único límite era el cielo. Si el banquero cántabro fue capaz de forjar el mayor grupo bancario español desde el pequeño Banco Santander de hace varias décadas, el presidente de Abanca ha dado un paso más en el milagro de transformación del NCG que se adjudicó en 2014 por poco más de 1.000 millones de euros.

Ya durante el pasado ejercicio, Escotet sació parcialmente su apetito comprador al hacerse con el negocio de Deutsche Bank en Portugal y posteriormente con la adquisición de la filial española de la portuguesa Caixa Geral. Dos operaciones con las que ha situado a Abanca como el séptimo grupo por patrimonio, un beneficio superior a los 430 millones de euros (el más elevado entre los cinco bancos de menor tamaño) y unas ratios envidiables incluso entre los grandes (3,6% de morosidad y un capital del 14% CET1 Fully Loaded).

El presidente de Abanca afronta una semana decisiva para que la OPA lanzada sobre Liberbank prospere. El grupo gestionado por Manuel Menéndez tiene hasta el viernes para facilitar la información adicional pedida y, de esa manera, crear uno los bancos "más sólidos del sector financiero español" y con un claro liderazgo en la cornisa cantábrica.

Liberbank se creó en torno a Cajastur (que ya se hizo con CCM, la primera entidad intervenida al inicio de la crisis) al sumar Caja Cantabria y Caja Extremadura. Tras una intensa limpieza de ladrillo en sus balances, el banco estaba en pleno proceso de fusión con Unicaja, entidad absorbente en esta operación.

Abanca intenta, por segunda vez, hacerse con Liberbank. En la primera ocasión, la compra se paró por parte del Banco Central Europeo (BCE) ante la pretensión de excluir de Bolsa al grupo gestionado por Manuel Menéndez. Ahora, Escotet se muestra más prudente con la OPA lanzada.

"Esta combinación conllevaría la exclusión de cotización de Liberbank durante el periodo de integración de ambas entidades, completado el cual se iniciaría la admisión a cotización de la entidad resultante en el momento en el que lo aconsejen las condiciones de mercado", indica Abanca en su comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Máximos accionistas

La oferta de Abanca hace un guiño a los principales accionistas de Liberbank, es decir, las fundaciones de las antiguas cajas de Asturias, Cantabria y Extremadura. Oceandwood se sitúa como el segundo mayor accionistas mediante distintos vehículos y en uno de ellos está Ernesto Tinajero, el consejero mexicano con mayor participación (7,4%) entre los miembros del consejo de administración.

El empresario asturiano Fernando Masaveu controla un 5,32% de Liberbank, mientras que Norges Bank también figura como accionista relevante con una participación del 3,26%.

No obstante, hay una serie de interrogantes que se deben despejar antes. El primero y principal es en qué situación queda Unicaja y el avanzado proceso de fusión iniciado hace unos meses con Liberbank. Aunque todo puede ser posible, se presume casi imposible que el banco con sede en Málaga se sume a una hipoteca fusión a tres que daría lugar a un grupo con casi 108.000 millones de euros por activos totales.

La segunda cuestión es si los supervisores darán el visto bueno a la operación. A priori, se supone que la autorización estaría garantizada, ya que desde el Banco Central Europeo (BCE) y desde el Banco de España se ha alentado a todo el sector a un nuevo proceso de concentración.

El tercer interrogante es más a futuro, sobre nuevos movimientos entre las pequeñas entidades. Ibercaja defiende su independencia y está centrada en sus planes para salir a Bolsa en el momento propicio. Kutxabank, por su parte, se mantiene al margen de cualquier operación y firme en su posición hegemónica en Euskadi. Pero aún habría posibilidad de nuevas combinaciones, incluso con algún banco de mayor tamaño.

Artículos relacionados