DESDE EL PARQUET

Prim, con pies de plomo

Las pymes vuelven a li­derar un año más la lista de va­lores con mayor re­va­lo­ri­za­ción. Pese a la pér­dida de brillo de al­gunos sec­tores como las re­no­va­bles, los pe­queños va­lores apro­ve­chan su prin­cipal ven­taja de tener un ne­gocio fo­ca­li­zado y poco ex­puesto a la ma­cro­eco­nomía o al de­venir de los acon­te­ci­mientos geo­po­lí­ti­cos.

Los inversores, en general, están aprovechado para tomar posiciones en valores con un sólido negocio, pero que han sufrido serios ajustes tras pasar por problemas puntuales o verse arrastrados por las malas condiciones generales de la Bolsa. Dentro de este grupo, los expertos incluyen a Prim.

La compañía de ortopedia y suministros hospitalarios sufrió un intenso ajuste en la recta final del pasado ejercicio fruto de una intensa retirada de beneficios puesta en marcha mediados del pasado año, alentada por las posteriores turbulencias del mercado y aumentada por las negativas noticias sobre las sanciones por manipulación del mercado,

Una vez superado este turbulento período que le llevó a poner en riesgo el soporte de los 10 euros por acción, el grupo Prim parece volver ahora a contar con la confianza de los inversores. El sólido crecimiento de su beneficio es una de sus principales características, aunque en los últimos meses se ha producido algunas dudas con el cambio en la presidencia tras el triste fallecimiento de Victoriano Prim, máximo ejecutivo de la compañía en los últimos 22 años, que dejó su cotización en lo más alto.

Esa fortaleza de su negocio explica los avances del orden del 10% en este arranque de año y augura nuevas e importantes subidas conforme vaya confirmando una continuidad en su gestión y en sus resultados. Para confirmar la recuperación de la tendencia alcista, sin embargo, deberá ir superando primero algunas importantes resistencias en torno a los 11,5 y en torno a los 12 euros por acción.

Los bolsistas se muestran además justificadamente reacios a entrar en este valor debido a su escaso “free float”, apenas mueve poco más de 2.000 títulos diarios, lo cual supone un elevado riesgo de quedarse pillado. Eso independientemente de la intensa volatilidad a la que se ve sometida con subidas o bajadas de más de un 3% simplemente con un puñado de acciones. Algo que apenas compensa la alta rentabilidad por dividendo de más del 5%.

Artículos relacionados