DESDE EL PARQUET

Azkoyen, punto de inflexión

Los ca­za­dores de gangas bur­sá­tiles vienen ace­chando los pasos de Azkoyen en las úl­timas se­manas a la es­pera de en­con­trar el mo­mento opor­tuno para volver a en­trar en el valor de cara a un po­sible y sig­ni­fi­ca­tivo re­bote. Que sea así.

A mediados del año pasado, las acciones de la compañía de máquinas expendedoras y medios de pago rompieron una espectacular tendencia alcista de casi un lustro, llegando a corregir más de un cuarto de su precio en Bolsa.

En la actualidad ha entrado en una fase de consolidación tras encontrar una sólida zona de soporte sobre los 6,4 euros. Ahora, los especuladores están comprobando la firmeza de este nivel con el fin de ir preparando su reentrada en la compañía a unos precios que les permita maximizar la rentabilidad de un posible rebote basado en sus buenos fundamentales.

La falta de seguimiento por parte de las grandes firmas de inversión, pese a ser uno de los valores históricos del mercado continuo español, es uno de sus grandes hándicaps de la compañía en el mercado ante la falta de referencias, a lo cual se suma también su escaso “free float” debido al férreo control de sus principales accionistas. Pero eso no le resta un ápice a la fortaleza de su negocio.

Aunque su dividendo se sitúa muy por debajo de la media del mercado, un 2,37%, su relación precio beneficio resulta muy interesante con un PER de apenas 12,2 veces. Una cifra muy atractiva teniendo en cuenta su capacidad para generar flujo de caja mediante unas ventas recurrentes y unos márgenes estables.

Los esfuerzos por la contención de los costes en los últimos meses, sin embargo, no ha evitado un ligero repunte de la deuda neta. Uno de los aspectos a vigilar, aunque su ratio de capacidad de pago sigue siendo notable, manteniéndose por debajo de 0,3 veces.

Factores, todos ellos, que llevan a los operadores a confiar en un próximo punto de inflexión en la tendencia bajista iniciada hace ocho meses. El valor habría encontrado un sólido soporte entorno a los 6,4 euros por acción y una vez afianzado este nivel estará en una posición mucho más firme de cara a intentar un nuevo asalto hacia sus máximos absolutos sobre los 9 euros por acción, lo cual supondría un potencial alcista a medio plazo superior al 30%.

Artículos relacionados