DESDE EL PARQUET

Ercros, con nuevos bríos

Los re­celos por las me­didas pro­tec­cio­nistas de Donald Trump han fre­nado en seco las ex­ce­lentes pers­pec­tivas apun­tadas por el sector quí­mico du­rante el primer se­mestre del año pa­sado. Un sector cí­clico muy sen­sible a los cam­bios eco­nó­micos y a la vo­la­ti­lidad en costes de las ma­te­rias pri­mas.

La mayor tranquilidad actual del mercado, al menos aparentemente, respecto a los avances comerciales y a otros factores desestabilizadores como el Brexit supone ahora un campo abonado para la recuperación de la industria química. Máxime si se confirma el posible cambio en la hoja de ruta de los grandes bancos centrales en sus intenciones de endurecer sus tipos de interés ante la previsible desaceleración de la economía.

Eso explicaría por qué, después de un año de mucho nadar para acabar agotada en la orilla, Ercros ha empezado el nuevo ejercicio con renovados bríos. Los títulos de la compañía acumulan una revalorización del 25% en este año. Una importante subida en un período marcado por los avances en el cuarto programa de recompra de acciones, con el que ha alcanzado cerca de un 1,8% de autocartera, pero sobre todo por el anuncio de la puesta en marcha de la segunda ampliación de la planta de cloro de Vila-Seca I.

Ercros está acometiendo además una tercera ampliación, que podría estar operativa en los próximos meses, con el fin de restablecer definitivamente los niveles de producción de cloro y sosa requeridos por la demanda y que se vieron afectados por el cese de la tecnología de mercurio exigida a finales de 2017 por la Unión Europea. Una rápida adaptación que pone al grupo químico en una posición de liderazgo en el sector.

Este liderazgo, sus bajos precios de mercado y las necesidades de concentración del sector para seguir recuperándose de la crisis está llevando a los inversores más especulativos a apostar por una posible operación que pueda animar su cotización aún más. Para ello, señalan los expertos técnicos, debe superar primer la barrera de los 4,1 euros por acción, lo cual despejaría el camino de cara a recuperar los máximos del año pasado.

Artículos relacionados