Los in­ver­sores toman po­si­ciones en el sector antes de las cuentas de 2018

Las constructoras ponen el turbo en bolsa a golpe de diversificar

Ferrovial se suma por fin a la fiesta y las grandes del sector co­tizan en má­ximos del año

Junta de Sacyr
Junta de Sacyr

Las cons­truc­toras co­ti­zadas están lle­nando los bol­si­llos de los in­ver­sores en lo que va de año. Las gran­des, las del Ibex 35, suman ga­nan­cias li­ge­ra­mente su­pe­riores al 10% que du­plican la re­va­lo­ri­za­ción del se­lec­tivo en estas pri­meras se­manas del año. Todo un ré­cord. Mientras, en el mer­cado con­ti­nuo, las em­presas avanzan con más ale­gría aún. Ajeno al ruido de fondo sobre la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mica y y pese a la con­vo­ca­toria elec­to­ral, ha­ciendo valer su cada vez mayor di­ver­si­fi­ca­ción, el sector brilla en bolsa.

"Las ganancias se han acelerado en los últimos días, cuando más evidencias hay sobre la pérdida de tracción de la zona euro. Las grandes constructoras tienen muy diversificados los negocios, como demuestra que once grupos españoles están entre los 250 mayores del mundo por su volumen de negocio internacional, con ACS y Ferrovial a la cabeza", señalan en fuentes bursátiles que destacan el valor defensivo del sector constructor.

Por lo tanto, mucho inversores estan buscando seguridad en unas compañías en las que hace mucho tiempo que España dejó de ser la panacea. Uno de los movimientos más significativos se ha producido en Ferrovial, que tras varios meses instalado en una banda entre los 17 y los 18 euros ha dado por fin el salto en el parqué y cotiza en los niveles más altos desde junio de 2017, muy cerca ya de los 20 euros.

La compañía, que se acaba de adjudicar dos contratos en Ontario (Canadá) por 200 millones de euros y va a pujar con fuerza por los aeropuertos de París, había sido excesivamente penalizada en los últimos tiempos por su fuerte presencia en Reino Unido, donde no obstante paralizó nuevas inversiones hace casi dos alos. La posible venta de la división de servicios ahondaría en la dirección de reducir riesgos por el impacto del 'Brexit'.

El mercado también ha visto con buenos ojos que, además, Ferrovial haya trasladado su holding internacional desde Oxford a Amsterdam. Un plan de choque que ha tranquilizado a los inversores, que vuelven a la compañía después de un 2018 gris en bolsa en el que Ferrovial se dejo atrás el 6% de su valor. Nada que ver con ACS y Acciona, que lo terminaron con ganancias después de aguantar a pie firme un año bursátil para olvidar .

"En general, los precios siguen siendo atractivos. Muchos inversores están tomando posiciones ahora porque están descontado que los resultados de 2018 fueron en general buenos y creen que pueden dar continuidad a las últimas subidas", señalan en un 'broker' nacional. El viernes 28 de febrero será el turno de ACS y Ferrovial, mientras que el de Acciona llegará el 1 de marzo. A tenor de las últimas subidas, las expectativas son altas.

Fuera del Ibex 35, empresas en apuros como OHL se han beneficiado del buen tono general, mientras que Sacyr vuela con una subida cercana al 25% que no impide que la inmensa mayoría de los analistas que la cubren siguen apostando por comprar acciones. San José también alcanza el 20% de revalorización, mientras que FCC sigue consolidando la gran subida del 35% del año pasado. Ahora, los resultados de 2018 deben consolidar una fiesta alcista de muy altos vuelos.

Artículos relacionados