El Banco de España ate­sora ya la cuarta parte de la deuda emi­tida por el Tesoro

El BCE financia casi toda la deuda pública de España en los últimos cuatro años

Adquiere 180.000 mi­llones de los 206.000 mi­llones co­lo­cados en el pe­riodo

Mario Draghi.
Mario Dragh, BCE.

En los úl­timos cuatro años, el Banco Central Europeo (BCE) se ha con­ver­tido en el casi único fi­nan­ciador de la deuda pú­blica es­pañola. Sus com­pras de tí­tulos pú­blicos es­pañoles se han si­tuado muy cerca del cre­ci­miento de las le­tras, bonos y obli­ga­ciones emi­tidos en ese pe­riodo. Desde el año 2015, la au­to­ridad mo­ne­taria eu­ropea ha ad­qui­rido 180.000 mi­llones de euros de deuda a través del Banco de España, mien­tras que en el mismo es­pacio de tiempo, el en­deu­da­miento pú­blico se ha in­cre­men­tado en 206.000 mi­llones de eu­ros.

El tratado firmado en la localidad holandesa de Maastritch en 1992 había establecido la prohibición explícita de la financiación de los gobiernos a través de los bancos centrales. Una ortodoxia que la sucesiva normativa y el comportamiento del BCE se han encargado de dinamitar.

Con el objetivo de apuntalar las economías europeas, el Banco Central Europeo decidió en marzo de 2015 iniciar una fase de compra de títulos de deuda de los estados. El objetivo de la medida era proporcionar apoyo a los gobiernos, tras la prolongada gran crisis desatada con la quiebra del banco de negocios estadounidense Lehman Brothers, en septiembre de 2008. En la práctica, constituía una garantía de estabilidad reforzada por la política de tipos bajísimos. Unas medidas que han financiado en algunos casos a los estados y en otros han abaratado las emisiones de títulos públicos.

El Banco de España se ha convertido en el comisionado del BCE para las compras de deuda. En marzo de 2015 apenas contaba con 33.109 millones de deuda del Estado, cifra muy similar a las de años anteriores. En octubre del pasado año disponía de 213.576 millones de euros, lo que supone que en estos cuatro años ha comprado 180.467 millones de euros.

La cuarta parte de la deuda

En estos momentos, el Banco de España dispone del casi la cuarta parte de la deuda del Estado en circulación, el 22,43% de las letras, bonos y obligaciones emitidas. A mediados de diciembre se produjeron las últimas compras de deuda por parte del supervisor europeo. En octubre y noviembre, el saldo de deuda en manos del Banco de España puede haberse incrementado ligeramente, pero a partir de ahora se va a producir un proceso de suelta de lastre controlado, con el objetivo de no provocar caídas bruscas en los precios de los activos y encarecimiento consiguiente en los costes de emisión de títulos por parte de los estados.

De los 29.397 millones de deuda en manos del Banco de España se pasó a los 71.160 un año después y a los 138.590 al cierre de 2016. El siguiente ejercicio finalizó con 195.502 millones de deuda en cartera del Banco de España.

Los analistas auguran una subida muy progresiva de los tipos de interés a partir de ahora. Este próximo cambio de coyuntura en el precio oficial del dinero, sumado a la pérdida del apoyo que suponían las compras de deuda significa que los gobiernos se van a enfrentar a un escenario mucho menos favorable a la hora de financiar el déficit público.

La nueva coyuntura deberá traducirse en un encarecimiento de los costes de financiación de la deuda, que durante este año han representado nada menos que cerca de 32.000 millones de euros.

Artículos relacionados