El em­pre­sario dis­pone del visto bueno del Ayuntamiento y el res­paldo de los bancos

Florentino Pérez, a las puertas de arrancar la obra faraónica del nuevo Bernabéu

Ferrovial, Acciona, FCC y San José, can­di­datas a ha­cerse con un pro­yecto de 500 mi­llones

Estadio Santiago Bernabeu.
Estadio Santiago Bernabeu.

El Real Madrid está a la es­pera de re­cibir las ofertas para la re­mo­de­la­ción del es­tadio Santiago Bernabéu. Ferrovial, Acciona, FCC y San José son can­di­datas a pre­sen­tarse al con­curso con­vo­cado por el club blanco. El pre­su­puesto ini­cial es de unos 500 mi­llones de euros para lo que el pre­si­dente Florentino Pérez busca fi­nan­cia­ción. Bank of America Merril Lynch y JP Morgan se­rían las dos prin­ci­pales en­ti­dades que fi­nan­cia­rían el pro­yecto aunque se uni­rían otros bancos es­paño­les, entre ellos, Santander y CaixaBank.

El presidente del Real Madrid dispone ya de los dos principales ejes que necesita para su obra más emblemática del club de sus sueños. En los cuatro años de mandato de la alcaldesa Manuela Carmena, Florentino Pérez ha logrado el visto bueno de la obras y ha conseguido el soporte financiero que necesitaba a para su ejecución.

Tanto el proyecto de la remodelación como el respaldo económico han sido dos caballos de batalla que Florentino Pérez ha debido de pelear fuerte. En la primera parte, ha tenido que modificar una gran parte del proyecto para conseguir el permiso de la Corporación madrileña. Y en la parte bancaria, no ha tenido pocas dificultades para obtener su apoyo.

Los problemas de encontrar un socio financiero

La salida en su momento y la ruptura del contrato por parte de su antiguo socio el grupo IPIC, de Abu Dhabi, por el que los dueños de la petrolera Cepsa se comprometían a invertir 400 millones de euros, obligaron al máximo responsable de la casa blanca a buscar un nuevo socio financiador de las obras. Desde entonces, Pérez ha intentado sin éxito buscar alianzas con fondos de inversión o una multinacional que pusiera su imagen en el Bernabéu para evitar hipotecar el estadio.

Haber tenido al grupo IPIC detrás -controlado por el fondo emiratí Mubadala-, habría garantizado la construcción del nuevo proyecto de remodelación del Santiago Bernabéu sin necesidad de acudir a los mercados financieros y no tener que hipotecar de por vida al club. El préstamo que oscilará entre los 450 y los 500 millones de euros se hará a un plazo de 30 años, lo que supone una gran rémora para las arcas de un equipo como el Real Madrid que necesita invertir también todos los años en grandes fichajes.

Por otro lado, por mandato del ayuntamiento de Madrid y de su alcaldesa Manuela Carmena, Florentino Pérez se vio obligado a reducir los metros edificables para uso comercial y la construcción de un hotel, una modificación muy importante que precisamente llevó al propietario de la petrolera Cepsa a deshacer el pacto y retirar su patrocinio.

Buen momento económico del Club

Florentino Pérez tiene en su favor para conseguir el préstamo el buen momento económico por el que atraviesa el club, con una deuda controlada de unos 107 millones de euros y unos ingresos en la temporada 2017-2018 que superan los de 750 millones de euros, lo que supone un crecimiento de un 11,3%. El beneficio neto alcanzó los 31,2 millones de euros, un 45,9% más. El resultado bruto de explotación antes de amortizaciones (Ebitda) ascendió a 147,2 millones, un 6,8% superior a 2016.

Es decir, la deuda que soporta el Club no presenta un fuerte hándicap para los dos grandes bancos internacionales como son JP Morgan y Bank of America Merril Lynch. Se estima que los costes financieros que generarían los 500 millones de euros o más del préstamo rondarían los 25 millones de euros anuales, una cifra considerada asumibles por los ingresos que genera el equipo.

La remodelación del estadio y su entorno afecta a una superficie total de 82.807 metros cuadrados. De ellos, unos 44.560 metros cuadrados son superficie privada y 38.887 superficie pública de viarios y zona ajardinada. Por imperativo del ayuntamiento de Madrid y de su alcaldesa Manuela Carmena, Florentino Pérez se vio obligado a reducir los metros edificables para uso comercial y la construcción de un hotel.

Una de las grandes novedades que tendrá el nuevo estadio será la cubierta retráctil que cubrirá todo el aforo. Se eliminarán también las dos torres de los laterales y se construirá una nueva grada de 3.000 asientos. La parte dedicada a zona VIP será totalmente remodelada y ampliada, además de zonas de esparcimiento. Las obras de remodelación está previsto que duren casi cuatro años por lo que se estima que no estará finalizado hasta la temporada 2022-2023.

Las cuatro constructoras candidatas a presentar ofertas FCC, Acciona, Ferrovial y Sanjosé- son expertas en estos proyectos. Dos de ellas, FCC, la empresa que controla el empresario mexicano Carlos Slim, realizó la construcción del nuevo Wanda Metropolitano del Atlético de Madrid y Acciona que construyó la grada del nuevo San Mamés, de Bilbao.

Artículos relacionados