Bankinter cumple con los requisitos de capital del BCE de forma "holgada"

Bankinter
Bankinter

El Banco Central Europeo (BCE) ha fijado los requerimientos mínimos prudenciales de capital aplicables para el ejercicio 2019 de Bankinter en el 8,20% para CET1 y del 11,70% para el nivel de capital total, que la entidad cumple "holgadamente".

Según ha informado en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en el marco del proceso de revisión y evaluación supervisora (SREP), estos requerimientos son en base consolidada para el grupo, por lo que no le son aplicables requisitos individuales.

En concreto, el requerimiento CET1 del 8,20% se compone de un nivel mínimo de CET1 exigido por Pilar 1 del 4,50%, el requerimiento de Pilar 2 del 1,20% y el colchón de conservación de capital del 2,50%.

A cierre del ejercicio 2018, Bankinter contaba con una ratio CET1 del 11,75% y una ratio de capital total del 14,29%, por lo que se sitúan "muy por encima" de los mínimos requeridos para el año en curso.

"Esta holgada situación en términos de capital permite al banco no contar con limitación previa en las decisiones sobre el pago de dividendos, de retribución variable o de cupones de instrumentos Tier 1 (AT1)", ha subrayado la entidad.

Asimismo, el banco presidido por Pedro Guerrero ha explicado que no existe diferencia entre estas ratios en términos de 'fully loaded', que recoge todos los requerimientos del regulador, o 'phased-in', en fase transitoria, debido a que la entidad optó por no aplicar los ajustes transicionales para la mitigación de la NIIF9 en capital.

Bankinter ha subrayado que, de acuerdo con la comunicación de la autoridad monetaria de la eurozona, su perfil de riesgo sigue invariable respecto al de ejercicios anteriores y ha aseverado que continúa situado en el grupo de entidades españolas con el requerimiento mínimo de capital más bajo.

De igual forma, ha recalcado que el mayor requerimiento de capital se circunscribe al 'buffer' de conservación de capital hasta su máximo regulatorio, el cual se aplica ahora a toda la banca, así como a un ejercicio regulador de armonización del nivel de requerimiento de Pilar 2 para normalizarlo y equipararlo al de las entidades supervisadas de un mismo país.

Artículos relacionados